En 2016, un puñado de tripulantes holandeses del velero Bark Europa invitó a la artista visual chilena, Alejandra Huerta a ser parte de una travesía que tenía como objetivo celebrar los 400 años del descubrimiento del Cabo de Hornos,  el denominado ”Monte Everest de la navegación” ubicado en el extremo sur de Chile. La aventura de 102 días y  10.500 millas náuticas se transformo en la ”Bitácora Visual al Cabo de Hornos, 400 años Después”, una serie de registros sonoros, fotográficos y audiovisuales que son mezclados con el lenguaje visual de Alejandra para ser exhibidos el 15 de febrero en el Museo Antropológico Martín Gusinde de Puerto Williams y el 20 de febrero en el  Museo Regional de Magallanes ubicado en Punta Arenas.

”Cuando se me presentó la posibilidad de ser parte de la tripulación de este velero holandés de tres palos que volvía a seguir la ruta de los descubridores del Cabo de Hornos, quienes zarparon desde el puerto de Hoorn, Holanda, para descubrir un nuevo pasaje a las indias, hallando el mítico Cabo de Hornos, no dude en ser parte de esta significante travesía. Durante 102 días fui una marinera. Mientras recogía velas, timoneaba o subía a los mástiles capturaba por medio de fotos, videos y textos los momentos que vivía a bordo, para luego crear esta obra”. dijo Alejandra Huerta.

En un show audiovisual, el público presente podrá navegar por los mares y océanos que la artista atravesó, imágenes que serán mezcladas en tiempo real con el lenguaje visual que caracteriza a la artista. Una forma contemporánea de compartir un viaje de 10.500 millas náuticas desde Hoorn (los Países Bajos) hasta rodear el Cabo de Hornos ( Chile), realizado en conmemoración de los 400 años del hallazgo de este hito.

Desde el comienzo la artista se embarco a bordo del velero de 3 palos con el propósito de documentar mediante fotos, sonidos y vídeos el día a día de este histórica travesía rescatando la memoria del viaje realizado en 1616 por los navegantes holandeses Le Maire y Schouten a modo de visualizar la importancia del hallazgo del Cabo de Hornos, reforzando 400 años después esta parte de la historia marítima mundial por medio de la realización del mismo trayecto en 2016. Alejandra era la única mujer chilena y artista, lo que le permitió contar con una visión única del viaje y las maravillas naturales vividas por los navegantes. Una vez en Chile la artista comparte su experiencia a través de las exposiciones en el Museo Regional de Magallanes y el Museo Antropológico Martin Gusinde.

”Durante más de tres meses admiré el mar y su soberanía sobre nosotros, la constancia de un horizonte cargado de tonos azules. Tuve la suerte de haber cruzado miles de millas náuticas pare retratar las historias que las aguas nos cuentan, ya sea bajo la calma de los rayos de sol, en pugna con los vientos o como testigo de noches sin luna. Durante 102 amaneceres, viví experiencias indescriptibles que intento plasmar en esta exposición y show visual en vivo”. expresó Alejandra Huerta, quien desde pequeña ha estado familiarizada con el mar, pues es hija de capitán de la marina mercante chilena.

”Me interesa rescatar este trayecto a través de una creación contemporánea que también sea una herramienta de aprendizaje, tanto para los amantes de la navegación, el arte y la historia, como para los habitantes de la región de Magallanes y Chile en general. Me parece fundamental que los jóvenes se acerquen a la historia de este mítico territorio nacional y a los desafíos y maravillas que, hasta el día de hoy, los navegantes enfrentan para llegar a él”, agregó Alejandra.

Velero Bark Europa