Gracias al lente y mirada del fotógrafo João Morgado, el arquitecto portugués, Álvaro Siza Vieira ha revelado lo que bien podría ser una de sus obras más sublimes y delicadas. Se trata de ”Capilla del Monte”, una caja hecha de ladrillos aislantes y piedra caliza portuguesa emplazada a las afueras de la ciudad portuguesa de Barão de São João, específicamente en un área geográfica llamada Monte da Charneca.

La capilla y su rotunda volumetría, formará parte del Centro Monte da Charneca, un proyecto privado que espera inaugurarse a principios de 2021 y que ofrecerá a los visitantes de la región portuguesa de Algarve un retiro pacífico y restaurador para el espíritu. Concebido por una pareja suizoamericana que ha vivido en la zona desde mediados de la década de 1980, el Centro tiene como punto focal a un grupo no confesional.

En 2016, Álvaro Siza aceptó el encargo para diseñar la ”Capela do Monte” como punto focal del Centro, en el punto más alto de la propiedad. Siza ha hablado sobre la belleza del sitio, su deseo de crear un diseño en el Algarve, donde nunca antes se había dado cuenta de un edificio, y su satisfacción de que le pidieran lo que él llama “un proyecto arquitectónico puro”.

A la Capilla del Monte, de color beige, solo se puede acceder por un sendero. La estructura de una sola planta, con una superficie de 10,34 x 6,34 metros, está construida sin electricidad, calefacción o agua corriente, por lo que depende de la ventilación natural y los materiales (ladrillo aislado, piedra caliza y azulejos) para mantenerse fresca en el verano y temperada en
invierno.

Siza ha diseñado la cruz, el altar, las bancas y las sillas de la capilla, todos producidos por los carpinteros de Oporto, Serafim Pereira Simões Sucessores, y ha realizado dibujos para murales que representan escenas de la vida de Jesús realizadas en azulejo por la compañía portuguesa Viúva Lamego. Un cementerio (o adro) de aproximadamente el mismo tamaño que el edificio extiende la capilla hacia el oeste.

Siete casas típicas, cuidadosamente restauradas en los últimos 30 años con un arquitecto patrimonial local, ya forman el núcleo renovado de Monte da Charneca, una aldea agrícola que, como muchos otros en la región, cayó en el abandono y la ruina. Además de abarcar las siete casas, el Centro de 7 hectáreas (17.3 acres) tiene su propio suministro de agua, es autosuficiente en energía a través de la energía solar y mantiene un huerto con cítricos, almendras, higueras y olivos.

La próxima fase de desarrollo agregará un puñado de nuevas estructuras residenciales en un estilo arquitectónico consistente, junto con instalaciones para ayudar a revitalizar la actividad agrícola tradicional y recibir a los visitantes. Junto con la capilla de Siza, estos elementos harán del Centro Monte da Charneca un destino para retiros espirituales, conferencias, eco-turismo y agroturismo, y vacaciones rurales, a solo 10-20 minutos de las playas y sitios históricos de la costa del Algarve.