AN.ONYMOUS es una firma de diseño transdisciplinario con sede en Los Ángeles -Estados Unidos- que explora la relación entre diseño, tecnología y el cuerpo humano. Uno de sus más recientes trabajos es un sistema de cielo falso (o suspendido) para IN.DENT, una clínica dental en California, que reflexiona en torno al rol contemporáneo de este tipo de soluciones que parece no haber sufrido mayores cambios en los últimos cincuenta años.

En su ensayo, “En el juicio 1: La situación.” Reyner Banham calificó los techos suspendidos como un “sueño utópico”. Sostuvo que los techos suspendidos habían logrado un cierto grado de industrialización, flexibilidad e intercambiabilidad de piezas, acomodando una gama de servicios tales como la calefacción y la refrigeración, la ventilación, la iluminación, el sonido, la extinción de incendios, el control acústico, etc., que superan con creces las limitadas funciones de los paneles exteriores o los sistemas de muros cortina. Así, se exponía a los techos suspendidos como el mayor logro hasta la fecha para acomodar la tecnología a la arquitectura.

planta general (programa)

planta techo suspendido

Hoy, cinco décadas y media después, no ha cambiado mucho. El techo suspendido ha seguido siendo un elemento invisible o indiferente de la arquitectura, y su diseño ha permanecido prácticamente inalterado, sin mayores desafíos. Este proyecto pretende responder a esta condición ociosa del techo suspendido explorando su potencial en la arquitectura contemporánea. Diseñado para la clínica dental, el techo suspendido actúa como el principal sistema de organización para un espacio densamente programático que consta de un área de recepción y espera, una sala de consulta, una sala de imágenes, un laboratorio dental, un área de esterilización, un consultorio médico, tres salas de consulta y dos salas de cirugía.

Se utiliza un sistema estándar de perfiles de aluminio en barra Tee con separación de dos pies en la T principal y la cruz en T de dos pies para crear una nueva cuadrícula de triángulos isósceles con longitudes variables. La nueva red forma un sistema de organización que determina todos los espacios dentro de la oficina. La rejilla de aluminio del techo se rellena con casi 400 paneles de acrílico formados al vacío. Los paneles consisten en cinco tipos únicos, todos ellos hechos de una combinación de cero a tres pirámides, que -con la posibilidad de ser colocados mirando hacia arriba y hacia abajo- crean diez diferentes condiciones. La iluminación fluorescente se instala detrás de los paneles y se distribuye uniformemente a través del espacio. Para los paneles que alojan HVAC (Calefacción, ventilación y aire acondicionado), se diseñan unidades especiales de transición que conectan los conductos circulares por encima del techo a las aberturas triangulares de los paneles acrílicos.

Los muebles de la recepción y de la sala de espera de la oficina se hacen de una sola pieza, consistiendo en 592 costillas de MDF cortadas en CNC. Las variaciones seccionales permiten que la pieza se transforme desde un mostrador de recepción y escritorios, en el área administrativa, hasta asientos y bancos en el área de espera. La geometría de la pieza se deriva de dos sistemas volumétricos que se entrecruzan y entrelazan, uno correspondiente al área administrativa y el otro al área de espera y la de los pacientes. A través de esta mediación programática y geométrica, los muebles proporcionan diferentes posiciones para estar parado, sentado o relajado, distinguiendo las posturas de trabajo del personal a las de los pacientes que esperan.