Los diseñadores chilenos Ariel Huerta y Emmanuel González Guzmán han colaborado con la empresa de manufactura de vidrio flotado, Vidrios Lirquen, con el diseño de dos piezas de mobiliario que buscan exhibir las características del ”Pilkington Optiwhite”, un cristal totalmente incoloro, fabricado con un bajo contenido de hierro lo que le otorga una transparencia perfecta que no sólo permite una máxima visibilidad a través de los planos de vidrio, sino que además crea un efecto visual etéreo.

En el caso de Emmanuel, su mueble ”Chess” combina el vidrio con la madera de lenga para generar un equilibrio visual en la temperatura del mueble. De esta manera los materiales resaltan sus atributos y formatos mas comunes. El espacio, vacío y transparencia, fueron los conceptos utilizados para generar un mueble liviano y cálido visualmente, donde la madera es un soporte para el vidrio.

”Chess” no utiliza pegamentos ni herramientas para ser armado, solo un tornillo para fijar las figuras geométricas al pilar de madera (que tiene 3 diámetros distintos) para luego pasar los vidrios y ser apoyados sobre los distintos diámetros que tiene el vástago de madera.

En el caso de Ariel, su revistero ”ELE” propone una estructura que, con simples decisiones de diseño, se lograra auto-soportar. Ahí es dónde la tecnología del pegado UV deja fuera la posibilidad de ocupar piezas conectoras anexas, dando como resultado una pieza completa de un único material. El tipo de vidrio Optiwhite, 100% transparente, genera un juego donde el revistero desaparece pero vuelve a escena cuando se contrasta con cuerpos opacos.

”Desafío VIIO” contó con la participación de 2 diseñadores más y el encargo concluyo con una exposición en Espacio Nacional de Diseño (E.N.D.)