Como en otras ocaciones, la artista japonesa Aki Inomata, ha desarrollado un trabajo que pone en evidencia una forma de entender y relacionarse con el mundo de los animales. Esta vez se trata de la instalación y ejercicio ”Yo llevo puesto el Pelo del Perro, y el Perro lleva puesto Mi Pelo”, un intercambio de pelo entre la artista y su mascota que dan como resultado piezas de indumentaria muy poco habituales.  A continuación el relato de Aki Inomata:

Yo reuní el pelo de un perro llamado Cielo y mi propio pelo durante varios años, e hice ropas para el perro usando mi cabello y para mí misma usando el pelo del perro de manera tal que con el perro estuviéramos ”intercambiando abrigos”. Esta es una obra que investiga la relación entre un ser humano y su mascota, y da forma a este concepto.

aki inomata-catalogodiseno (1)

aki inomata junto a su perro

La relación actual entre mascotas y humanos revela una naturaleza retorcida en la que la percepción moderna del mundo y la lógica de la naturaleza no están sincronizadas. En programas de conversación, el valor de varios tipos de perros es decidido basándose en su apariencia, y perros de raza son producidos a través de endogamia, de manera tal que sufren de varias enfermedades genéticas serias como resultado. La gente cría animales extraños que no están adaptados al ambiente de la ciudad, y luego los abandonan en importantes cantidades porque no saben qué hacer con ellos, lo que conduce a que una gran cantidad de animales sean sacrificados. Además, especies diferentes son mezcladas (por ejemplo el caso del perro mapache o la jicotea elegante en Japón), lo cual resulta en que nuevas especies terminan viviendo en ambientes urbanos. Esto puede decirse que es el resultado del acto que cometen los humanos de torcer la ecología natural y los estilos de vida de los animales para hacerlos calzar con sus propias necesidades de acuerdo a conceptos modernos y estándares de belleza. La gente hoy en día necesita adquirir una nueva conciencia de la naturaleza y reconsiderar la relación entre mascotas y humanos.

aki inomata-catalogodiseno (5)

indumentaria para ”el perro”, pelo de aki inomata

He tenido varias mascotas, y aún lo hago. Gatos, carpines dorados, renacuajos, orugas, y cangrejos ermitaños. Yo creo que todo aquel que tiene mascotas se pregunta en algún momento si su mascota es feliz; y yo me enfrento al dilema de si está bien convertir una criatura viviente en una mascota. En este contexto he incluido a estos animales en mi arte. Mis obras toman como punto de partida cosas que he sentido en la experiencia diaria, y trasplanta la estructura de estas experiencias analógicamente a los estilos de vida de los animales.

aki inomata-catalogodiseno (6)

indumentaria para aki inomata, pelo de perro

Uno podría llamar totemista a este enfoque hacia la ecología. El concepto de mi obra es lograr que las personas perciban los estilos de vida de varias criaturas vivientes experimentando un cierto tipo de empatía hacia ellos. En esta pieza, tomo este concepto un paso más allá al considerar la relación entre humanos y mascotas, e intercambiar una parte del cuerpo, en este caso pelo, con mi perro.

Por una parte, el intercambio de pelo representa la encarnación de los vínculos, como un suvenir o una promesa; y por otra parte, representa el intercambio de dos funciones diferentes: el pelo sirve para mantener el calor corporal del perro, y para los humanos cumple un propósito estilístico. Me pregunto si podemos redefinir la relación actual entre humanos y mascotas como un acoplamiento de las varias funciones y trabajos específicos que estos pueden desempeñar.

AkiInomata

aki inomata con su cabello largo