El estudiante israelí, Avner Balachsan, se ha obtenido su título de Diseñador Industrial por la Academia de Arte y Diseño de Bezalel con una serie de objetos que explora la interacción entre el consumo, la ecología y la funcionalidad. Para esto, el diseñador examinó el potencial de la Luffa, un género de plantas fácil de cultivar, como materia prima para fabricar objetos biodegradables. El proyecto se compone de una serie de muebles de interior, elaborados predominantemente con Luffa en un proceso limpio que incluye compresión y teñido con tintes naturales.

“Encontré el material por accidente mientras buscaba un tejido natural. He probado muchos tipos de aditivos hasta que encontré que este tipo de plantas planta tiene aglutinantes naturales”. explicó Avner Balachsan.

El teñido natural es un proceso tradicional y fue hecho hirviendo vegetales como el repollo, cebollas y especias. Los colores entonces fueron fijados con vinagre y sal.

exposición del proyecto en la Academia de Arte y Diseño de Bezalel (Jerusalén)

En esta era, que se caracteriza por el consumismo y el ciclo rápido de productos basados en modas y cambios acelerados en los estilo de vida, es importante buscar materiales que puedan cumplir este rápido ciclo de producción y aún así proteger los valores ambientales.

pantallas para lámparas moldeadas

”En este proyecto, deseo explorar el vínculo entre el consumismo, las modas y el uso de materiales biodegradables, como valores complementarios en lugar de opuestos. En nuestro estilo de vida moderno donde la gente se muda con frecuencia y reemplaza sus muebles constantemente, vi una oportunidad de hacer objetos con una huella temporal y pequeña.” agregó el joven diseñador.

solución de revestimiento y pantalla para lámpara