Belmond, la empresa hotelera y curador de viajes al rededor del mundo, suma un integrante más a su colección de experiencias de placer y ocio con el Belmond Andean Explorer, el primer tren andino de lujo que ofrecerá una nueva forma de explorar algunos de los parajes más idílicos del Perú.

El explorador andino permite a los pasajeros viajar a través de los Andes peruanos con absoluta comodidad y distinción, a través de una selección de itinerarios de una y dos noches disponibles entre el Cusco, Puno y Arequipa. El viaje, que es una de las rutas ferroviarias más altas del mundo, pasa por hitos naturales como el Lago Titicaca, el lago navegable más alto del mundo, y el Cañón Colca.

Con capacidad para 48 pasajeros, el tren de lujo cuenta con interiores diseñados por la co-fundadora del estudio londinense Muza Lab, Inge Moore, quién relató: “Quería conectar el interior del Belmond Andean Explorer con el contexto andino y propiciar un viaje holístico de descubrimiento. El ”verdadero viaje” comienza con el entorno inmediato, un lugar para calmar los sentidos, permitir un nuevo estado de relajación al conectarse con la naturaleza. De este modo, los colores y texturas se inspiran en la naturaleza peruana: suaves tonos de alpaca marfil, grises de pizarra, texturas textiles y artesanías”.

El tren se compone de diferentes carros y cada ofrece diferentes entornos. El carro piano-bar incluye un piano de cola mediano, mientras que en la parte trasera del tren, el carro de observación cuenta con una cubierta abierta que ofrece vistas sin obstáculos de los alrededores. Por la noche, el carro se convierte en un lugar para disfrutar de un cóctel y un pisco sour peruano y bailar para vivir la música latina al ritmo del tren. También hay un carro con una tienda de regalos boutique y una biblioteca.

El portafolio de Belmond ha crecido de un solo hotel a una colección cuidadosamente curada de aventuras de viaje, cada una con su propia historia para contar. Fue fundada por el empresario estadounidense londinense James B Sherwood, conocido como “el padre del arriendo de contenedores”, que estableció la compañía Sea Containers en 1965, y que explica:  ”Decidí diversificar mi compañía de contenedores marítimos en otra actividad como para no tener todos nuestros huevos en una canasta.”