El AM4, es el nuevo centro de datos (data center) de Equinix en Holanda proyectado por Benthem Crouwel Architects. El edificio se erige como un Templo del siglo XXI que hace que lo invisible sea visible porque la nube de datos abstracta está envuelta en una impresionante torre en la que 12 plantas de servidores facilitan el tráfico de Internet y almacenamiento de datos las 24 horas del día.

La torre, con una altura de 72 metros, se inauguró recientemente en Science Park, un campus académico ubicado en Amsterdam. Desde la carretera de circunvalación A10, esta “caja de nubes” es claramente visible. El nuevo edificio es el segundo centro de datos de Equinix en el Amsterdam Science Park. El campus procesa aproximadamente el 38% de todo el tráfico de los holandeses. En 2012, se abrió el primer centro de datos, el AM3 – con lamas horizontales, y ahora la torre – AM4 con 24,000m2 de espacio en el servidor – se ha agregado a su lado y han quedado unidos por puentes.

“Para que los centros de datos ganen aceptación social en las ciudades, debemos asegurarnos de que su estética se relacione con su entorno”. dijo BenthemCrouwel Architects.

Los Países Bajos fueron el primer país europeo que se conectó a internet. Los centros de datos existen aquí desde 1988; el primero estaba en el centro de Matemáticas e Informática, también en el Science Park en Amsterdam. Anteriormente, los centros de datos no eran edificios prominentes, sino cajas anónimas en áreas industriales remotas. Debido a la aparición de servicios en la nube y Big Data, el mercado de centros de datos continúa creciendo exponencialmente. Este sector, uno de los pilares más fuertes de la economía holandesa, es ahora indispensable en esa sociedad.

El diseño considera un canal como la primera capa de seguridad, una alternativa más amigable a las vallas de alambre de púas. Los empleados y visitantes luego pasan por un punto de control de identidad en un vestíbulo amplio y luminoso. Para llegar al centro de datos, el visitante camina sobre un rojo y brillante puente que marca el paso a un área estrictamente segura.

Después de escanear las huellas dactilares, ingresa al ”espacio en blanco”, donde están ubicados los servidores. Es una experiencia totalmente diferente de estar en una bodega reconvertida que es el tipo de edificio utilizado principalmente para los centros de datos.

El exterior es grandioso, limpio y fresco. Se asemeja a un disco duro grande, con inclinaciones horizontales que pasan el aire del sistema de enfriamiento. El edificio de gran altura está hecho de perfiles de aluminio triangulares, que son negros por un lado y plateados por el otro, y se vuelven más estrechos en la parte superior, una ilusión óptica que hace que la torre parezca más delgada.

El AM4 está equipado con sistemas de almacenamiento de energía. Cuando se genera calor, proporciona calor a otros edificios en el Amsterdam Science Park. “Por un lado, vemos que almacenamos datos cada vez más en la nube, actualmente hay mucha demanda de nuevos centros de datos. Por otro lado, hay miniaturización continua, lo que se traduce en menos espacio de almacenamiento. También se tiene en cuenta que cuando se necesita menos espacio en el servidor, las fachadas se pueden reemplazar fácilmente y el edificio se podría transformar fácilmente en un laboratorio, una oficina o en una torre de apartamentos “. agregó Benthem Crouwel Architects.