Los diseñadores cubanos Carilyn de la Vega y Carlos Pérez trabajaron con un grupo de artesanos de la comunidad ”el malecón sin agua” expertos en el tejido de guaniguigui, una planta de tallo grueso que crece silvestre en los bosques cubanos, para aportar una nueva estética a sus conocimientos heredados. Desarrollado con el apoyo de la Embajada Real de Noruega en Cuba, la colección de muebles ”Guajiro” está inspirada en el sombrero de los campesinos cubanos usados, generalmente, para protegerse bajo del sol. Estos sombreros se tejen utilizando una de las tradiciones de artesanía más populares de Cuba, la cestería.

”Usado principalmente en áreas rurales, el tejido de cestas es una tradición familiar que pasa de una generación a otra y esta colección tiene como objetivo fomentar la continuación de la tradición y actualizarla con un enfoque contemporáneo.” dijo Carilyn de la Vega y Carlos Pérez.

La colección ”Guajiro” incluye una mesa baja, un sofá, un taburete y una lámpara de pie. Cada producto alude al sombrero campesino y cuenta una historia en particular. La mesa baja es el eje de la colección y recrea una anécdota común: después de un día de trabajo, los guajiros (campesinos cubanos) con frecuencia llegan a casa y ponen sus sombreros sobre la mesa como una metáfora del inicio del descanso. La mesa reinterpreta este momento particular trabajando como una reserva de energía durante el día y liberando esta energía como luz durante la noche.

sombrero tradicional del campesino cubano

proceso de tejido