En la localidad de Maitencillo, un pueblo costero ubicado en la zona central de Chile, el arquitecto local Ignacio Correa a proyectado esta casa que se levanta del suelo para conquistar las mejores vistas de su entorno. La ”Casa Mujeres” es una residencia de fines de semana que tiene 120 metros cuadrados distribuidos en 2 plantas; la baja para el área social y dos dormitorios y la alta, reservada para el dormitorio principal y su propio baño. El arquitecto optó por utilizar madera de la zona, tanto para la estructura como para el revestimiento exterior.

“El diseño comenzó reconociendo la necesidad de una altura que permita la visibilidad del paisaje marítimo, proporcionando así una mejor iluminación, exposición y ventilación. La elección de la madera está relacionada con la disponibilidad de buenos carpinteros de la zona. Este material, una vez impermeabilizado, tiene una mejor resistencia a la exposición del aire salino en comparación con otros.” dijo Ignacio Correa.

Mientras que la fachada que mira hacia el Pacífico es acristalada, la fachada contraria, la del acceso, es opaca para controlar el grado de exposición y privacidad con los vecinos. En esta fachada, un tramo de escaleras de madera sirve como la puerta de entrada principal. Muebles simples y modernos se utilizan para la decoración interior. Sillones de ratán se combinan con sillas de comedor modernas de mediados de siglo y una mesa de madera minimalista.

planta baja

planta alta

sección transversal