Alejada del ajetreo urbano, el arquitecto argentino Miguel Ángel Viano ha finalizado su obra más importante en la ciudad de Córdoba. Se trata de la ”Casa para dos abuelos”, la casa para sus propios padres que por medio de amplias rampas y bandejas de hormigón convierten la irregular topografía de un terreno en el ”plano noble” de una vida serena, conectada con el tiempo de la naturaleza.

”Más allá de tratarse de arquitectura, esta vivienda habla sobre dos abuelos, mis padres, personas que dedicaron su vida a nosotros, los hijos. El objetivo de esta casa fue siempre un cambio de vida, alejarlos del caos de la ciudad para aprovechar los beneficios de la naturaleza, en donde el terreno fue una condicionante esencial a la hora de embarcarse en el diseño y construcción de un nuevo hogar.”

Las premisas fueron simples, teniendo un pleno conocimiento de las personas que habitarían la casa, sus actividades, gustos y necesidades, se plantearon soluciones básicas y al mismo tiempo efectivas. En primer lugar, el entorno ya ofrecía una de ellas, el contacto con la naturaleza, el sonido de los pájaros y el viento que toca su música junto a los árboles.

La iluminación y el contacto desde la vivienda al exterior era fundamental, así también la necesidad de resolverla en un solo nivel con materiales nobles y una forma que propiciara el menor mantenimiento posible.

El respeto por lo autóctono fue primordial permitiendo integrar la naturaleza a la casa, convivir con ella, no solo observarla, generando compañía entre el hombre y los árboles, cuidando de ellos y promoviendo una nueva actividad para dos personas mayores que disfrutan de lo simple, de una hoja de árbol flameando al viento.

Finalmente, el uso de ambientes amplios y correctamente vinculados entre sí para proporcionar todas aquellas sensaciones que alguna vez faltaron en su antigua residencia en la ciudad, forman parte de esta casa que se propone como un espacio de terapia con el solo objeto de mejorar la calidad de vida de sus ocupantes, fomentando la reunión familiar de tres generaciones muy unidas, que mediante ella, la casa, se busca potenciar un vínculo que trasciende a esa parte tangible de la arquitectura.

planta general

+INFO

Casa para dos Abuelos
Arquitectura: Miguel Ángel Viano.
Ubicación:  Valle Escondido, Córdoba, Argentina
Colaboradora: Arq. Marina Forner
Cálculo estructural: Mattiuz Lozano Asesores estructurales
Proyecto Iluminación: Arq. Maximiliano Primavera
Año: 2017
Fotografías: Gonzalo Viramonte