La casa en San Marino, Funes Hills de la arquitecta argentina Mariel Suárez se implanta alrededor de un vacío entre volúmenes generado para provocar el ingreso a través de un camino peatonal, un recorrido a cielo abierto que  prolonga el tiempo y la distancia de llegada al porche semi cubierto. De este modo, es el propio vacío el que articula el proyecto y la distribución de los espacios interiores es una consecuencia de esta decisión. El programa se desarrolla básicamente en planta baja, y ubica en planta alta un escritorio que balconea al living comedor generando un espacio de doble altura.

La construcción utilizó ladrillo para la mampostería y perfiles metálicos y chapas onduladas para las cubiertas. En un sentido material, la obra busca el contrapunto entre la rugosidad e imperfección del ladrillo y la precisión de los ángulos y los plomos de la estructura metálica ejecutada con perfiles W.

plantas (baja y entrepiso)

 

+INFO

Arquitecta: Mariel Suárez
Ubicación: San Marino, Funes Hills. Funes, Santa Fé, Argentina
Colaboradores: Florencia Tasada, Vanesa Pellegrini y Mauricio Sconochini
Superficie: 260 m2
Año: 2017
Fotografías: Ramiro Sosa