La herencia de la arquitectura Maya ha dejado sus huellas en esta casa ubicada en Mérida, México, proyectada por Punto Arquitectónico. La ”Casa Xólotl” representa la recuperación de una construcción en estado de ruina que revela, a través de sus muros, capas de tiempo que conviven sin distinción entre atmósferas semi-exteriores e interiores.

La casa original de 165 metros cuadrados se transformó radicalmente para ofrecer a sus ocupantes dos volúmenes separados con un patio. Las paredes de piedra y la cisterna original fueron completamente renovadas, junto con una piscina que se adapta a los huecos formados por los elementos estructurales. Los materiales envolventes de la casa combinan nuevas texturas las texturas originales, generando un contraste con las marcas producto del paso del tiempo.

La fachada de la cisterna incluye una función de cascada donde una vez estuvo la puerta, y unos escalones conducen desde un salón al aire libre hacia las piscinas poco profundas. Una suite principal independiente, con un dormitorio y baño, se encuentra en la parte trasera de la propiedad y está vinculada a la zona de estar principal por un patio amurallado.

Dentro del volumen principal hay un vestíbulo, un dormitorio y un baño. Luego viene una cocina comedor y un salón separado. Las puertas corredizas de vidrio conducen a un área al aire libre con sofás y sillones cerca de la orilla del agua. El límite interior-exterior entre el área social de la hamaca y la terraza se acentúa al exponer el material de piedra que compone la pared divisoria.

planta general

 

 

+INFO

Arquitectos: Alejandra Molina Gual, José Israel Ramírez Segura, Mauricio Rosales Aznar y Claudia Vera
Construcción: Central Constructora
Cálculo estructural: IESE, Emanuel Solis y Julio Baeza
Diseño: Cristina Cámara. Rolando Lizárraga, Maricruz Alcalá, Estéfani Luis, Estephania Lugo, Christopher Estrella y Manuel Ferrer
Fotografías: Tamara Uribe