El estudio ecuatoriano Natura Futura Arquitectura reapropia la idea de lo tradicional y lo flexible como modo de habitar en la ciudad con esta casa ubicada en General Villamil, una localidad costera al sur de Ecuador. El encargo para el diseño de ”Casa Zancos” debía captar la esencia del entorno, el estilo de vida del ocupante,  libre y abierto a nuevas experiencias compartidas con un espacio multifuncional.

Como su nombre lo sugiere, la casa se eleva del nivel de suelo con un sistema de pilares de teca que sirven de apoyo al sostén de la paredes y cubierta, dejándolo al desnudo sobre el volumen de “privados” que reflejan una arquitectura propia del trópico y al mismo se cumple con las necesidades del cliente; En planta baja, e integrados con el exterior y sus actividades cotidianas, se encuentra una zona social que se cierra en si misma, y se abre hacia el interior bajo de la casa como zona de descanso con hamacas. De esta manera se generan micro-climas, a través del material y sus nuevas funciones.

Se propone en su envolvente este compuesta con ladrillos cocidos que también son un material tradicional en el área local, con unos de los principales objetivos, no usar vidrios en sus ventanas, incorporando elementos tradicionales como son las chazas, donde permite la ventilación y la sombra que son necesarias para el clima tropical del lugar.

Con una población de 33,560 habitantes, donde en la época de la colonia fue un puerto de pescadores asentado sobre antiguas poblaciones indígenas, General Villamil fue declarado por la UNESCO como el  segundo mejor clima del mundo después de un lugar montañoso en Australia. También es conocida por su gran labor de mano de obra  local artesanal.

sección transversal

planta baja y alta (proyectada)