El vidrio tiene la propiedad de conducir la luz. La colección ”Guise” del diseñador alemán Stefan Diez para Vibia se basa en ese principio en el que la luz permanece invisible hasta que alcanza un borde, en este caso uno grabado. “La calidad luminosa de Guise evoca asociaciones de cuerpos celestes”, dijo Diez. Al igual que muchos proyectos de Stefan Diez, la familia de luminarias Guise evolucionó a partir de una búsqueda de un método integral, en lugar de un producto específico.

Con Guise, Stefan Diez desarrolla un nuevo potencial de la tecnología LED en contacto con la materia: La luz emana de la propia pieza de vidrio, mientras la fuente lumínica permanece invisible. Logra de este modo un efecto mágico y, a la vez, plena funcionalidad. Por la gran transparencia del vidrio, cuando la lámpara está apagada casi desaparece. Encendida, define una presencia lumínica fluida y magnética.

Para explorar la relación entre la luz y la transparencia, se probaron diferentes materiales para determinar su capacidad de reflejar la luz LED, entre ellos el papel, el PVC y el acrílico, y el vidrio, por su capacidad de reflexión, resultó ser el más adecuado. La luz conducida por el vidrio es invisible, solo emana en los bordes.

Un patrón de incisiones gravadas sobre vidrio de borosilicato, -realizado con un sistema robotizado de corte-, conduce, irradia y refleja la luz con brillantez. La fuente de luz led, situada longitudinalmente como si fuera una costura, prácticamente no se percibe.

En ”Guise”, una fila delgada de luces LED están empotradas en un disco plano. La luz se conduce a los bordes del círculo de vidrio, donde irradia con un brillo intenso, utilizando la pared como reflector. Siguiendo la lámpara de pared, los diseños que utilizan los atributos de conducción de la luz del vidrio también se desarrollaron para estructuras tridimensionales, con la fuente de luz siempre invisible.

Stefan Diez se ha inspirado en técnicas y tradiciones muy diversas, la talla de vidrio de Bohemia y la cartelería luminosa popular, que entrecruza desde una visión contemporánea y singular. Aplicando últimas tecnologías, logra una innovadora luz casi virtual.

Guise incluye un sensor para regular la intensidad de luz únicamente aproximando la mano a la luminaria, sin mediación de interruptor, ni contacto directo.

La colección comprende lámparas de suspensión, en horizontal y vertical, que facilitan su ubicación sobre mesas de comedor, despacho o en zonas de estar y paso, con unidades aisladas o formando conjuntos.