Kamaro’an, el colectivo formado por artistas Gangkou y jóvenes diseñadores taiwaneses, ha dicho presente a la cita anual de la Milan Design Week (17-22 de abril). El trabajo que será presentado en el Salón del Mueble es la nueva colección Cidal Light que hereda la técnica de tejido de los Amis -un grupo étnico austronesio nativo de Taiwán- y colabora con el excelente taller de mármol negro de Hualien.

La lámpara Riyar significa “océano” en el idioma Amis. Esta es una lámpara colgante que transforma las esteras de junco de paraguas tradicionales en formas de ondas. Riyar se ve única en todos los ángulos. Acá, las juncias del paraguas solo pueden crecer en agua limpia, y se necesitan de cuatro a seis meses para cosecharlas. Es un material vegetal tradicional en la cultura costera indígena tejedora.

”Tejemos juncias de paraguas en marcos metálicos estructurales para crear iluminaciones y efectos de escritorio con formas modernas. Esto permite que las artesanías se produzcan en sistemas de pequeña escala.” cuenta el colectivo. Por su parte, la serie de accesorio Woven se caracteriza por el plegado estructural que se adapta a los patrones de tejido tradicionales con una estética simple.

La lámpara “Cidal” es como la gente dice “el sol” en el idioma Amis. Al tejer de manera giratoria las juncias del paraguas en la estructura oculta, la luz brilla como la luz del sol y crea sombras delicadas. Cidal puede ser tanto colgante como de mesa.

La corteza de ratán, que es flexible pero fuerte, alguna vez fue el material mejor tejido en la cultura indígena. La técnica de tejer hilos permite que el nudo sea irrompible, y se usa comúnmente para ajustar las botellas de bambú.

Sapud Kacaw es uno de los artistas de madera flotante (driftwood) más activos de Taiwán. Sus obras revelan historias de la cultura Amis en formas poéticas. Siguiendo la antigua sabiduría Amis de vivir en armonía con la tierra, su trabajo tiene un estética propia de la fabricación de esculturas y muebles. De esta estética se desprenden sillas y jarrones cuyas formas de montaña y océano están ocultas en las obras de madera flotante.

Makuta’ay se encuentra a lo largo de la costa en el este de Taiwán. En los años 90, Rahic Talif lideró un grupo de jóvenes para abrir un nuevo camino de arte moderno basado en madera flotante, después de lo cual se despertó un impulso artístico. A medida que los jóvenes indígenas comienzan a abandonar las grandes ciudades y volver a casa, el trabajo creativo basado en la cultura de muchos años de los Amis prosperó y floreció.