En Barcelona, España, el estudio local Cometa Architects ha renovado el interior de un departamento de 46 metros cuadrados, ubicado en el distrito del Ensanche, a partir de una metamorfosis que recuerda que la luz natural ”es el supremo de todos los materiales arquitectónicos.”

”The Lightslice”, es un angosto departamento con planta triangular que surgió luego de desmantelar el espacio original oscuro y ruinoso, transformándolo en un lujoso y brillante departamento. Para aprovechar al máximo el espacio compacto y la luz disponible, Cometa Architects eliminó todas las paredes internas para crear un departamento de planta abierta. Se eliminaron capas de baldosas del suelo y finalmente se restauraron las vigas originales que se descubrieron bajo un cielo falso.

planta general

Un segundo eje atraviesa al primero; es lo que los arquitectos definen como la ”caja de luz”. Se trata de un área de transición entre el área social y el dormitorio que contiene un armario, la ducha y el lavamanos. Esta área se muestra como una caja revestida en paneles metálicos microperforados que tamizan la luz natural y crean un velo de intimidad, asegurando de todos modos la iluminación natural del dormitorio. Por la noche, la ”caja de luz” amplifica el efecto de la luz artificial, creando un ambiente muy relajante.

Como el piso original estaba demasiado dañado como para mantenerlo, los arquitectos encargaron un diseño personalizado para reemplazarlo. Las baldosas hidráulicas hechas a mano se ensamblan en un nuevo patrón original que crea una “alfombra de baldosas” contemporánea que corre a través del espacio.

Los espejos se han colocado en puntos clave de la casa, como en la isla de la cocina y en la caja de luz, lo que ayuda al espacio a crecer y a que la luz se multiplique. Todas las instalaciones son superficiales, diseñadas específicamente para el departamento, marcan el techo y decoran las paredes.