Erika Emerén con sede en Estocolmo desarrolló el conjunto de tres piezas hechas a mano “Transformar el cubo blanco”, un juego con materiales y formas como desafío al cubo blanco, dando como resultado productos con formas orgánicas, patrones asimétricos y contraste de materiales. Este proyecto se pregunta porque todavía varias cosas son como un cubo blanco, geométrico y elegante, y se inicio con una serie de talleres, el primero con la creación libre de arcilla y palos de madera, el segundo con materiales y colores encontrados en el taller.

Erika_Emerén_Transforming The White Cube_catalogodiseno3

Las piezas son una lámpara, alfombra y una silla. La silla está compuesta por una parte inferior de madera y un respaldo de jesmonite fundido. Este material que se utiliza en artesanía, construcción y arte y esta compuesto de yeso y resina acrílica. La forma y patrones de la alfombra fueron pintados a mano y se pasaron a un archivo digital para ser producida industrialmente. La lámpara está parcialmente fundida y en parte esculpida en jasmonite y madera. Debido a su cuerpo orgánico es considerada comúnmente escultura pero a su vez posee una iluminación estándar. Como resultado este proyecto trata de encontrar nuevas formas de expresión que generen alegría.

Erika_Emerén_Transforming The White Cube_catalogodiseno5

Erika_Emerén_Transforming The White Cube_catalogodiseno4

Erika_Emerén_Transforming The White Cube_catalogodiseno