Critical Concrete es una iniciativa de arquitectura social, de origen alemana, dedicada a conectar los intereses y habilidades de estudiantes de arquitectura, diseño y construcción con las necesidades que enfrentan los habitantes de la arquitectura residencial más precaria, abandonada y deteriorada. El proyecto ofrece un programa de verano para estudiantes interesados en la teoría de la arquitectura sostenible y en la participación activa de un proceso de renovación.

”Además de rehabilitar viviendas sociales, también llevamos a cabo proyectos de renovación de espacios públicos y culturales. Estos proyectos sirven como tejidos conectivos en los vecindarios de estas mismas viviendas.” dice Critical Concrete.

El último campamento de verano 2017 concluyó con la restauración y rehabilitación de deterioradas casas ubicadas en Porto, Portugal, donde los 42 estudiantes, provenientes de 19 países, tuvieron la oportunidad de compartir el conocimiento y crear relaciones estrechas a través del compromiso práctico con la remodelación de los espacios domésticos.

Mientras que la mayoría de los estudiantes ocupan sus veranos para relajarse , estos estudiantes se asociaron para enfrentar problemas como un techo con fugas y humedad dentro de las paredes. Cuatro mentores profesionales de Portugal y Francia supervisaron el proceso de construcción de los estudiantes, mientras 10 teóricos locales e internacionales inspiraron al grupo con conferencias sobre estrategias arquitectónicas sostenibles considerando un presupuesto limitado.

Como alternativa a las tecnologías y recursos estándar, con el apoyo de varias empresas asociadas, los participantes del taller de verano de Critical Concrete utilizaron materiales locales y reutilizaron desechos de las mismas casas. Durante la experiencia académica de verano, desarrollaron sus habilidades técnicas y competencias sociales al participar en el programa, diseñado para poner en práctica la arquitectura sostenible y fomentar la participación social con un gran impacto en comunidades de Porto.

En los últimos tres años, se han invertido más de 30 millones de euros en los barrios de viviendas sociales de Porto, sin embargo, hasta el día de hoy, muchas familias aún viven sin un refugio apropiado.