Estudios como Herbst Architects han demostrado el interés de la arquitectura residencial neozelandesa por conectar a sus habitantes con el paisaje local. Esta vez ha sido el turno del arquitecto David Maurice y su estudio LTD Architectural quienes han querido reinterpretar las cabañas rústicas vernáculas del paisaje neozelandés con su ”Back country house”.

La casa de dos pisos, hecha por el arquitecto para su propia familia, busca establecer una estrecha relación con su entorno rural. Ubicada a las afueras de Puhoi, 50km al norte de Auckland, la propiedad es una reinterpretación los refugios más simples que puede ser habitados por cualquier aventurero.

El proyecto consta de un solo volumen apoyado en el terreno que incluye áreas para descansar, cocinar y comer, que se abre hacia una terraza que sirve como una extensión de los espacios de la vivienda. Aquí, una chimenea al aire libre se asegura de que la terraza se puede utilizar durante todo el año, mientras que dos bañeras empotradas en el deck de madera permiten a los residente bañarse al aire libre.

Arriba, bajo el techo a dos aguas, se ubica el dormitorio principal que cuenta con un escritorio largo con vistas a las copas de los árboles. Abajo, un anexo contiguo contiene dormitorios adicionales y áreas de servicio. Recientemente la ”Back country house” recibió honores en los premios ADNZ que premian la arquitectura neozelandesa donde los jueces elogiaron el proyecto por su diseño inteligente y el uso eficiente de materiales.