En el área rural de Ponte de Lima, Portugal, el arquitecto local Tiago do Vale ha finalizado la construcción de una infraestructura con herencia vernacula. El ”Granero-Palomar” es un lugar de serenidad e introspección, donde se puede establecer una fuerte conexión con la naturaleza y con uno mismo. Sin una función convencional, el espacio tiene su propio propósito: una especie de templo y casa en el árbol.

Sus raíces son humildes, aunque inesperadamente pragmáticas, creativas y sofisticadas en su diseño y soluciones: una pequeña joya preciosa de la arquitectura vernácula de Minho.

Originalmente construido a finales del siglo XIX, su punto de partida eran dos graneros de maíz tradicionales del norte de Portugal que se alzaban sobre bases de granito. Un techo común los unía bajo el cual había un palomar. Finalmente, el espacio entre los dos graneros se usó para secar cereales, con dos grandes paneles basculantes que controlaban la ventilación.

Este increíble diseño fue una combinación inusual pero inteligente de tres tipologías vernáculas muy comunes (granero, palomar, secadero) que aún forman parte de la memoria colectiva. La ejecución, desafortunadamente, no estuvo exenta de problemas.

Construida con madera de roble, la estructura original estaba infra-dimensionada para las exigencias de esa construcción y, al no recibir una mantención adecuada durante una parte importante de su vida, la madera se descompuso rápidamente: aunque todavía permanecía de pie junto a cables de acero estirados de los árboles adyacentes. La construcción original era insalvable.

Las piezas de madera podrida, sin embargo, permitieron la documentación completa del diseño y las técnicas constructivas del edificio, tal como era cuando se utilizó por última vez, abriendo las puertas para una reconstrucción pieza por pieza, en la misma línea que la reconstrucción del Templo Ise Jingu cada 20 años en Japón, pero aquí en la escala del norte rural de Portugal, preservando un documento vernáculo construido interesante y utilizando el conocimiento tradicional artesanal local para lograrlo.

Sin embargo, el contexto económico-cultural de la nueva construcción no es el mismo. Los tiempos han cambiado: ya no hay agricultura en la propiedad, por lo que el Granero-Palomar reconstruido no cumplirá sus funciones originales en el futuro. Tampoco tendrá un uso específico: será lo que la naturaleza del espacio pueda ser.

Estas circunstancias implicaron no solo la reconstrucción sino también la transformación, dando forma al tema del proyecto. El resultado es un elemento de reconstrucción con elementos propios de un granero y de un palomar , con un intrincado rediseño de todos los detalles sutiles de carpintería y un conjunto limitado de intervenciones quirúrgicas que permitirán su uso seguro y renovado.

Para corregir la fragilidad estructural original, se insertó un pequeño número de pirezas transversales en ubicaciones estratégicas, lo que refleja soluciones encontradas en edificios de similar edad, técnicas de construcción y tipología.

Dos nuevas escaleras de madera plegables conducen desde el nivel de suelo al secadero y una escalera interior se eleva hacia el espacio del palomar, finalmente haciendo accesible ese espacio mágico.

Esta matriz de proyecto fue de una reconstrucción estricta con el requisito adicional de la intervención más pequeña para que sea utilizable, lo que permite las conexiones mínimas necesarias por dentro y por fuera.

El Granero-Palomar es ahora un santuario entre las copas de los árboles, una forma icónica en el paisaje rural de la región de Minho, y la experiencia de las danzarinas sombras de las hojas, la suave brisa y el canto de los pájaros en una tarde de fin de verano.

sección longitudinal


+INFO

The Dovecote-Granary (El Granero-Palomar)
Arquitectura: Tiago do Vale Architects
Ubicación: Ponte de Lima, Portugal
Equipo: Tiago do Vale, María Cainzos Osinde, Maria João Araújo, Camille Martin, Eva Amor, Hugo Quintela
Construcción: José Amorim Lima, L.da
Año: 2017
Fotografías: João Morgado