Con el correr de los años y el aumento de densidad de las áreas urbanas, las bicicletas se han convertido en uno de los medios de transporte preferidos por los habitantes de las grandes ciudades para desplazarse de manera eficiente. Sin embargo, y al igual que con los automóviles, el aumento de bicicletas arrastra el problema de los estacionamientos y cuando aquello no está solucionado, es usual encontrarse con espacios públicos abarrotadas de estas, afectando el entorno y exponiéndolas a deterioros y robos.

En este contexto, la empresa japonesa de ingeniería, Giken, ha desarrollado ”ECO Cycle”, un sistema de estacionamientos subterráneos automatizados para bicicletas que ya cuenta con más de 50 estaciones en Japón y planea seguir expandiéndose al resto del mundo.

Las estaciones son sismo resistentes y se pueden instalar en espacios públicos reducidos gracias a la exclusiva tecnología de prensa de Giken, lo que la convierte en una opción poderosa en áreas urbanas donde es difícil adquirir más superficie. Excepto las las cabinas de entrada/salida, el resto de la estructura es completamente subterránea y está totalmente automatizada por ordenador. Los sensores de vigilancia aseguran que las bicicletas estarán seguras, eliminando la posibilidad de robo mediante el uso de una etiqueta o tarjeta personal.

vista del sistema de estacionamientos bajo tierra

El tiempo promedio de guardado y recuperación es de sólo 13 segundos, lo que permite que el sistema se adapte de manera eficiente al frenético ritmo de vida en la ciudad. Para estacionar, el usuario simplemente tiene que empujar la bicicleta hacia adelante a la parte delantera de la puerta de entrada. El obturador de la rueda delantera se abre, activado por la etiqueta IC adherida a la bicicleta. Luego, se empuja hacia adelante y se inserta la rueda delantera en la ranura. Después de haber sido insertada, se sujeta y se fija. Finalmente el usuario debe presionar el botón de “inicio de caída” y la operación será completada por las máquinas bajo tierra.