La Fundación James Dyson abrió, hasta el 20 de Julio, las inscripciones para el James Dyson Award 2018, el concurso internacional que, cada año, brinda a los estudiantes y recién licenciados en ingeniería y diseño una oportunidad única de presentar sus inventos innovadores. El encargo es claro: diseñar algo que resuelva un problema. El ganador obtendrá no sólo el reconocimiento internacional sino también un premio en metálico de 33.500 euros para desarrollar su idea (+ 5.500 euros para su universidad). Además, los ganadores nacionales de cada país, recibirán un premio de 2.200 euros.

Durante los últimos 14 años, el James Dyson Award, cuyo objetivo es animar a los jóvenes inventores a que desarrollen sus ideas, ha ido ganando el reconocimiento internacional, atrayendo ideas excepcionales de todas partes del mundo. Este año el concurso incluirá participantes de cuatro países más: México, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Suecia y Filipinas, por lo que se organizará ya en un total de 27 países.

Según palabras del inventor británico, Sir James Dyson, ”Los jóvenes ingenieros y diseñadores tienen perspectiva y una inteligencia desatada que les convierte en personas increíblemente hábiles para la resolución de problemas. Es fácil descartar sus ideas, pero si se les alienta y se les reconoce, pueden llegar a ser brillantes. El proceso de desarrollar un producto o una tecnología es largo y desalentador; el James Dyson Award pretende animar a los jóvenes innovadores a que comiencen este proceso. Estoy impaciente por ver las sorprendentes ideas que se presenten al concurso este año.”

El concurso reconoce a los ingenieros y diseñadores ingeniosos que desafían el orden establecido y hacen más con menos recursos. A menudo, los inventos más sencillos son los mejores, lo importante es que proporcionen una solución inteligente a un problema real. El ganador internacional de la última edición del James Dyson Award 2017 fue el sKan, un dispositivo de bajo coste de detección precoz de melanomas, diseñado para evitar el diagnóstico erróneo. El año anterior, ganó el premio el EcoHelmet, un casco plegable de cartón diseñado para los sistemas de bicicletas compartidas. Con los avances tecnológicos y el aumento de la complejidad de los productos, vemos una tendencia hacia el uso del aprendizaje automático, la robótica y la fusión entre software y hardware en los inventos participantes.

Según los inventores de sKan: ”Ganar el James Dyson Award fue una experiencia muy emocionante. La exposición mediática que recibimos en todo el mundo nos abrió muchas puertas y conseguimos contactar con expertos líderes en este sector. Seguimos aprendiendo de ellos para desarrollar ”sKan” con el objetivo de ayudar a resolver los actuales problemas de diagnóstico del melanoma”