Situado en el barrio residencial de Campo de Ourique en Lisboa, Portugal, Ela Canela es un restaurante de concepto saludable especializado en cocina fresca y sincera basada en ingredientes locales de temporada. El interior del restaurante proyectado por el estudio del arquitecto local Gustavo Guimarães es un espacio inundado de luz natural que se caracteriza por una estrecha relación exterior-interior.

La estrategia principal del proyecto se basa en la idea de mejorar el proceso de cocción. Como si estuviéramos hablando de una cocina de estilo hogareño, un volumen lineal abierto de cerámica y mármol enmarcado por una estructura enrejada suspendida coloniza el espacio. La cocina no tiene nada que ocultar y también se une al espacio mostrando todas sus partes al cliente.

La estructura de acero está cubierta por una fina malla de metal desplegado blanco y se extiende más allá de los límites del área de servicio, articulando el espacio entre los usuarios y el espacio de los trabajadores. En la parte superior y posterior, los estantes de madera de roble completan el espacio para la exhibición del producto.

La paleta de materiales se basa en la armonía y la simplicidad. Una relación equilibrada entre el cemento gris pálido, la calidez de la madera y los detalles de latón coexisten en un espacio blanco luminoso.

planta general