Después del apartheid, Sudáfrica consagró el “derecho de acceso a una vivienda adecuada”, sin embargo el país africano sigue experimentando una crisis de vivienda. Aproximadamente 7.5 millones de personas (incluyendo casi una cuarta parte de los residentes de Ciudad del Cabo) quedan fuera del mercado de viviendas formales debido a la escalada de precios, acceso limitado a financiamiento y regulaciones inflexibles de la tierra que crean una barrera al desarrollo del sector privado de bajos ingresos.

Como resultado, unos 2.700 asentamientos informales en Sudáfrica crean bolsones de pobreza -o ”slum”-  que amenazan la movilidad social debido a la falta de infraestructura y servicios básicos, calidad de vivienda inadecuada y peligros personales y riesgos ambientales derivados de patrones de desarrollo ad hoc. Los esquemas actuales de vivienda social del gobierno no satisfacen ni la creciente demanda ni la diversidad de necesidades del usuario final.

En este contexto, el colectivo de diseño estratégico de origen suizo, Urban-Think Tank ha completado la siguiente fase de su proyecto Empower Shack, que ofrece viviendas seguras y de bajo costo para los residentes de los asentamientos informales de Sudáfrica.

El colectivo comenzó a estudiar Khayelitsha, el segundo municipio más grande de Ciudad del Cabo, en 2012 y diseñó y construyó los primeros cuatro prototipos de viviendas de barrios marginales alternativos dos años después. Este año, Urban-Think Tank agregó otras 16 unidades como parte de su objetivo más amplio para demostrar un método adaptable de diseño de unidades de vivienda seguras y accesibles dentro de los planes urbanos.

Esta fase del proyecto le ha valido un lugar en las nominaciones al Premio Internacional RIBA 2018, una competencia bianual que reconoce los mejores edificios nuevos del mundo que benefician a las comunidades más vulnerables.

”Aunque han surgido planes alternativos desde el cambio oficial en la provisión de viviendas en 2004, el desafío todavía radica en desarrollar un modelo escalable, transparente y replicable que aborde tanto la demanda real, la dinámica del mercado y los objetivos de planificación municipal.” dijo Urban-Think Tank.

El proyecto Empower Shack tiene como objetivo resolver estos problemas. Los edificios de bajo costo ocupan una porción más pequeña de la superficie habitual de vivienda de los barrios marginales, dejando espacios de cortafuegos que facilitan el acceso a los servicios de emergencia.

Las viviendas están dispuestas alrededor de un núcleo de saneamiento que ofrecen agua y baños en el sitio. Se puede agregar un segundo piso o incluso un tercero si es necesario, para acomodar diferentes tamaños de familia.

La acomodación más densa significa que el suelo se usa más eficientemente y garantiza que los residentes pueden permanecer en el mismo sitio, manteniendo intactos los lazos de la comunidad. Los miembros de la comunidad que viven en Empower Shack se convierten en partes interesadas a largo plazo en el proyecto.

Urban-Think Tank también ha desarrollado un software que puede modelar fácilmente diferentes diseños urbanos para que Empower Shacks sea construido.

Descrito por el equipo como “ciudad preferencial”, el usuario puede ingresar las necesidades individuales y comunitarias junto con los marcos de planificación municipal. Varios escenarios ajustables de distribución urbana se replican automáticamente.

El software también produce un modelo 3D en línea al que los residentes pueden acceder para ver diseños potenciales y registrar sus comentarios. El software es de código abierto, por lo que está disponible gratuitamente para los planificadores urbanos y comunidades.

Debido a que el modelo es escalable, Urban-Think Tank espera que este esquema de urbanización se pueda utilizar para mejorar los asentamientos informales, brindar servicios básicos y crear un entorno urbano más seguro a mayor escala.

A largo plazo, Urban-Think Tank espera que influya en la política de vivienda del gobierno y brinde acceso a diversas viviendas para el mercado de brecha de Sudáfrica.