La diseñadora colombiana radicada en Argentina, Heidi Jalkh, revela la belleza en la fusión de la cerámica y el cristal con su colección de contenedores, ”Entre Medio Ed. #3”. Las piezas de diseño son la continuación de una exploración que busca fusionar materiales cerámicos de diferente composición.

”Este proyecto comenzó con una inquietud generada a partir de estos objetos fue puramente decorativos. Una inquietud intensa e intuitiva no salía de mi cabeza: ”Cómo hago para hacer de esto un objeto utilitario?”. El proceso lógico empezó a tomar forma: cómo vincular los materiales, particularmente esta pieza transparente? Esta parte va o no va? Se moldea? Se moldea y se pega? Cómo se pega?…

…Luego de mucho analizar terminé considerando si sería posible soplar vidrio adentro de la cerámica. Usando la cerámica como molde y un molde exterior de yeso podría darle la forma esférica. Lo importante era lograr que estos dos materiales quedaran fusionados permanentemente.” cuenta Heidi Jalkh.

El choque térmico constituye el principal obstáculo para combinar cerámica y vidrio. Esta barrera se supera mediante la verificación empírica de errores en cada edición, con el objetivo de reducir las fracturas al mínimo. A partir de esos “errores” surgió otra belleza y forma: la idea de crear una serie de objetos que ilustran la evolución y las variaciones de lo que sucede “entre” el proceso de la ideación a la pieza final.

”Entre Medio Ed. #3” ha sido un proyecto desarrollado en estrecha colaboración con artesanos de cerámica y vidrio soplado de Argentina en la fábrica Cristalería San Carlos

Una mirada detallada al proceso revela el cuidado de Heidi. Primero, las piezas de cerámica son hechas a mano. Antes de cocerse, se cortan para dejar un espacio que el vidrio vuelve a componer en la siguiente etapa. Después de que la cerámica se seca, las piezas entran al horno a 950º. Esta cocción a baja temperatura permite que las piezas soporten el choque térmico, contrayéndose y expandiéndose a medida que el vidrio derretido se adapta al interior. Para completar el segmento de vidrio, las piezas de cerámica se vuelven a calentar a unos 300º. Luego, el soplador llena la pieza interior y las dos formas se vuelven una.

Este proyecto fue exhibido y premiado en la segunda edición del concurso internacional bianual “Open To Art”, dedicado al arte y diseño cerámico. Esta competencia es desarrollada y promovida por Officine Saffi (Milán, Italia) Las piezas creadas en esta edición también se exhibieron en la galería emergente de Casa Canvas, durante la Milan Design Week 2017