Zaha Hadid Architects ha revelado las imágenes de su diseño para la Escuela Primaria de Lushan, un instituto educativo para 120 niños ubicado a 160 km al noroeste de Nanchang, la capital de la provincia china de Jiangxi, y prestará servicios a 12 aldeas locales con una población total de unas 1.800 personas. Rodeada por montañas, de ríos y lagos alimentados por el embalse de Zhelin, la escuela se encuentra dentro de una región agrícola que también tiene una rica tradición en la producción de cerámica.

Situada en una pequeña península rodeada por tres lados por agua y al borde de las tierras de cultivo al norte, la escuela se encuentra en un escarpado terreno elevado a cinco metros por encima del nivel de inundación de 50 años. Su paisaje circundante incorpora espacios de enseñanza al aire libre e instalaciones deportivas, y también sirve como un área de captación de agua natural para proteger aún más a la escuela de las inundaciones. Este paisaje circundante se eleva hacia la escuela, creando áreas naturales dentro de sus patios elevados.

El plan de estudios de la escuela es una síntesis de los sistemas académicos chinos e internacionales; combinando una educación en las artes creativas con un plan de estudios completo de materias STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) que también incluye tecnologías avanzadas de aprendizaje basadas en Internet. Los profesores y artistas visitantes harán de la escuela un foco para la comunidad a la que sirve.

El campus incluye la escuela, dormitorios y los edificios de servicios públicos dentro de los espacios abovedados que se conectan directamente con su entorno rural. Las aulas tienen instalaciones flexibles de aprendizaje y áreas de enseñanza al aire libre.

Compuesta como una red de bóvedas de cañón y parabólicas que se abren hacia el río, la escuela se muestra como un conjunto de bóvedas que se extienden y se cruzan para acomodar el programa variado de la escuela. Un largo patio central actúa como el principal espacio de circulación y área de juego de la escuela. Las bóvedas cilíndricas y parabólicas actúan como la estructura primaria y cada bóveda funciona como un elemento estructural individual.

Las aulas abovedadas están orientadas para las mejores condiciones de luz natural, así como para enmarcar las vistas al paisaje circundante. Los voladizos protegen las aulas de la ganancia solar del clima subtropical de Jiangxi y extienden los espacios de enseñanza al exterior para proporcionar un entorno de aprendizaje variado e interactivo.

Para minimizar el tiempo de construcción y también reducir el número de elementos de construcción separados necesarios para ser transportados a la ubicación remota de la escuela, Zaha Hadid Architects propone combinar las habilidades locales de construcción de hormigón in situ con nuevos avances en encofrados de espuma de alambre caliente que pueden prepararse en el terreno por un robot industrial para crear los moldajes. La modularidad de las bóvedas permite que los moldajes se utilicen varias veces, lo que acelera aún más el proceso de construcción y reduce los costos.

La larga historia de la región en producción de cerámicas de la más alta calidad data de la dinastía Ming. Estas tradiciones se continúan en los acabados exteriores cerámicos de la escuela colocados en un gradiente de tonos que expresan los diferentes programas en el interior.

 

+INFO

Equipo de proyecto
Arquitectura: Zaha Hadid Architects (ZHA)
Diseño: Patrik Schumacher
Director del proyecto ZHA: Charles Walker y Nils Fischer
Arquitecto del proyecto ZHA: Michal Wojtkiewicz
Asociado del proyecto ZHA: Armando Solano
Equipo del proyecto ZHA: Nassim Eshaghi, Nastasja Mitrovic, Marko Margeta y Hung-Da Chien
Ingeniería: Shing and Partners Design Group (SPDG)