El estudio español, Espinosa + Moreno Arquitectos ha concluido la reforma integral de un inmueble de uso industrial para convertirlo en centro de referencia del emprendimiento tecnológico en España. Ubicado en Madrid, ”The Cube” ofrece soporte tanto a startups tecnológicas y emprendedores vinculados al internet de las cosas como a una selección de empresas de referencia que avalan iniciativas de interés y formación en ese ámbito, fijando aquí sus centros de innovación. Cada planta debe acoger a públicos diferentes, incluso a varios tipos de usuario simultáneamente, por lo que la adecuación óptima del programa al edificio existente es una de las claves del proyecto.

El interés del proyecto consiste en resolver las particularidades de su diversidad programática dotando al edificio, al mismo tiempo,de un carácter unitario que lo hace reconocible como ecosistema de innovación.

Hacia el exterior, dos acciones sencillas confieren este carácter al edificio: Por un lado, el tratamiento unitario de toda la envolvente en pintura blanca permite identificarlo y destacarlo. Por el otro, la nueva escalera exterior que se construye posibilita la alta ocupación requerida por la actividad. Lejos de suponer un problema, la ubicación y el diseño de esta nueva escalera de emergencia en el patio trasero confiere un carácter más industrial y alternativo al edificio.

En el interior, el mobiliario se muestra como pieza clave para caracterizar los diferentes espacios. Se selecciona todo el mobiliario del edificio, desde el operativo directamente relacionado con cada zona de trabajo hasta el informal de descanso o reunión. Se diseña el mobiliario de mayor entidad, que contribuye tanto a articular áreas diferenciadas en cada planta.

El recorrido por el edificio se inicia en la planta de acceso, en la que un primer espacio polivalente ”The Cafe Pitch” permite el uso como zona de descanso y cafetería para todos los usuarios del edificio, así como lugar de eventos informales, zona de trabajo alternativa o de reuniones de pequeño grupo en un ambiente de oficina en casa.

El segundo nivel está destinado a la docencia y la formación albergando Mioto, la primera academia dedicada específicamente al internet de las cosas, con una componente experimental determinante. La adecuación de esa planta considera aulas con puestos fijos que alternan con otras de pequeño grupo y puestos móviles, así como con laboratorios en los que crear, probar y experimentar las interrelaciones necesarias entre software y hardware.

El tercer nivel da cabida a tres ámbitos diferenciados: un espacio destinado a coworking, en el que startups seleccionadas podrán evolucionar sus ideas durante un tiempo determinado; un espacio de cabecera, en el que ENEL ha fijado su InnovationHub en Madrid como lugar de intercambio y apoyo a startups, y una parte destinada a la empresa Unlimiteck, como Company Builder que genera la actividad en The Cube.

En la totalidad del cuarto nivel, como ejemplo de compañía emergente en expansión, se diseña el SouthernEuropeHub para UBER, que acoge al mismo tiempo la sede española para dicha compañía.

Recordando una pista de atletismo, el quinto nivel tiene carácter icónico como lugar de eventos. Es la planta dedicada a las grandes compañías que patrocinan ”The Cube”, como lugar de referencia para la presentación de nuevas líneas de negocio desarrolladas en el ecosistema o de eventos independientes. ”The Dojo” es la sala principal, con capacidad para albergar hasta 120 personas, pero también válida por su configuración para reuniones de pequeño grupo. Se reserva para ella el espacio más significativo del edificio, bajo una cubierta de cerchas metálicas a dos aguas. El resto de la planta se desarrolla como zona Lounge en la que se incluye una sala de consejo, salas de trabajo abiertas y zonas de reunión informal apoyadas por un oficio y áreas de servicio.

Como complemento a los elementos muebles, las particiones fijas entre salas siguen el criterio de la máxima transparencia, de forma que siempre se perciba la profundidad de cada planta. Se diseñan mamparas de vidrio sencillo o doble y se proyectan salas de reunión abiertas con paneles acústicos suspendidos. Estas actuaciones, junto al empleo del color corporativo apoyado en la estructura espacial de cada planta, transmiten al edificio un carácter unitario que sirve de hilo conductor a los usuarios.