Atrás han quedado los días en los que los pacientes de hospitales y clínicas tiene que comprometer su dignidad mientras usan una bata. Todo esto gracias a la colaboración de un grupo de estudiantes de diseño de Parsons, Estados Unidos, con la empresa de ”salud y cuidado innovador”, Care + Wear, para producir una bata de hospital inspirada en el kimono. Abierta en el frente, la bata tiene un pliegue de protección en la parte posterior y reemplaza cinco tipos de trajes de hospital en uno.

La bata azul claro comprende una mezcla de algodón y poliéster, permite la exposición parcial mediante el uso de tirantes y broches y se ata fácilmente a ambos lados del cuerpo. Las mangas anchas permiten exponer fácilmente los brazos superiores cuando se necesita una vía intravenosa, mientras que un bolsillo frontal permite la entrada de dispositivos que controlan los signos vitales. Los bolsillos laterales también se han incorporado para los artículos personales del paciente.

“Tratar de diseñar una bata universal que se ajuste a todas las necesidades es una gran tarea, pero es una tarea emocionante desde el punto de vista del diseño”, comentó el profesor de Parsons, Britney Dickinson. Mientras tanto, la estudiante Molly Bonnell explicó: “debes pensar cómo la bata afectará el sistema de lavandería y transporte, lo que afectará la interacción del paciente, lo que afectará al médico”.