Aunque en los últimos años la consultora creativa Masquespacio se ha especializado en el diseño de espacios para hostelería, hotelería y retail, también le gusta afrontar nuevos programas, como puede ser el diseño de una oficina o en este caso el estudio dental Somriures en L’Alcudia, un pequeño pueblo distante a poco más de 30 kilómetros de Valencia, España.

Los dueños del estudio dental, Alberto y Maite, llevaban mucho tiempo siguiendo el trabajo de Masquespacio y decidieron contactar a Ana Milena y a Christophe -sus fundadores- para realizar la renovación del espacio.

Siendo la especialidad de Somriures la creación de ”sonrisas bonitas” el diseño del estudio dental se protagoniza por una escultura de 2884 listones de madera que cuelga desde el techo y también se traslada a algunas de las paredes con el fin de recrear una sonrisa. La escultura además es la guía que lleva al cliente de un punto al otro del espacio.

Como en muchos de sus proyectos de interiores, se ha buscado utilizar colores suaves a través del uso del tono verde turquesa y el blanco, con algún toque de dorado, piel marrón y azul oscuro con el fin de crear un contraste sofisticado. Además, en cada momento se han utilizado formas orgánicas en las distintas piezas de mobiliario hechas a medida que compaginan perfectamente con el concepto de la ”sonrisa bonita”.

”Ha sido una experiencia interesante diseñar el nuevo espacio de Somriures. No ha sido un proyecto habitual para nosotros en el que podíamos trabajar mucho el detalle, sino al contrario, por la tipología de negocio, tuvimos que buscar recrear una imagen general seria y sofisticada con el mínimo uso de materiales. Por eso decidimos centrarnos sobre todo en 3 elementos: una escultura que recreara una sonrisa, el uso del color verde turquesa combinado con el blanco que mantenga una imagen limpia y como último el uso de formas orgánicas para el mobiliario.” explicó Ana Milena Hernández, directora creativa de Masquespacio.