En Vendas de Azeitão, un tranquilo pueblo ubicado al sur de Lisboa, Portugal, Extrastudio ha transformado una antigua bodega de vinos en una vivienda unifamiliar de tres pisos que llama la atención a distancia por la expresión de sus paredes bañadas en mortero rojo que le confieren su nombre, la ”Casa Roja”.

El clima mediterráneo y un entorno protegido, creó las condiciones ideales para el cultivo de uvas y la producción de vino que vio nacer la construcción original construida por los abuelos del cliente a principios del siglo XX. El edificio original está apartado de la carretera principal y sigue siendo accesible a través de un callejón estrecho.

Concebido como un oasis en el centro del pueblo, el pequeño huerto de naranjos de la parcela fue conservado, lo que significó mantener también la forma del edificio original a pesar de su falta de ventanas.

Con el fin de asegurar una estrecha relación entre el espacio interior y el exterior, se abrió una ventana de 14 metros de largo en la fachada que daba al huerto. Mientras tanto, un patio insertado en la esquina contigua a las propiedades adyacentes permite que la luz entre en las áreas más oscuras de la casa.

Con el fin de conservar las paredes existentes del edificio, el equipo de diseño tuvo que obtener un nuevo mortero de cal que fuera compatible con la superficie existente. Cuando el nuevo mortero, que fue desarrollado por una empresa local, se expone al oxígeno empieza a petrificarse, convirtiéndose lentamente en piedra.

Para reforzar la presencia del edificio, se agregó un pigmento rojo natural que adquiere una variedad de apariencias diferentes dependiendo del clima y las condiciones climáticas.

Durante la construcción, otros materiales existentes fueron preservados y reciclados como baldosas que se reutilizaron, mientras que la piedra recuperada fue transformada en umbrales. Levantada sobre el suelo, una piscina oscura, que refleja el jardín, recuerda la forma de un tanque de riego viejo, permitiendo que los residentes naden en lo que los arquitectos describen como un “vacío absoluto”.

Las áreas comunes se encuentran en planta baja y las habitaciones más privadas arriba. Las áreas privadas se despliegan en el nivel superior, flanqueando las fachadas, generando una secuencia de huecos estratégicamente colocados, que crean espacios de doble y triple altura en la planta baja. Un techo de 9 metros de altura le da una dimensión palaciega al vestíbulo de entrada y duchas al aire libre son posibles en el patio.

Ver los planos de Casa Roja

+INFO

Red House / Casa Roja
Arquitectura:
Extrastudio
Ubicación: Vendas de Azeitão, Portugal
Arquitectos: João Caldeira Ferrão, João Costa Ribeiro, Madalena Atouguia, Daniela Freire, Maria João Oliveira, Sónia Oliveira, Tiago Pinhal y Rita Rodrigues
Paisajismo: Oficina dos Jardins / Sónia Caldeira, Ines Bordado
Consultores: PRPC Engenheiros Lda
Constructor: Sequeira e Serra Lda
Superficie: 360 m2
Año: 2016
Fotografía: Fernando Guerra | FG+SG