Con su accidentada y variada geografía, Chile se muestra como uno de los soportes naturales más estimulantes para el diseño de segundas viviendas y la Casa H del arquitecto Felipe Assadi es una nueva comprobación de esto.  El volumen, un paralelepípedo de hormigón, se apoya delicadamente en una escarpada ladera enfrentada al Océano Pacífico en la localidad de Zapallar, creando zonas intermedias protegidas del sol y el viento. En uno de los extremos, una piscina en voladizo se fuga en dirección perpendicular al volumen principal para conquistar sus propias vistas.

Toda la casa se apoya en dos grandes vigas que abarcan la longitud del techo y el primer piso. Este sistema permite que ambos extremos del edificio se extiendan siete metros más allá de la estructura principal, creando terrazas cubiertas con vistas ininterrumpidas en ambos extremos.

La larga fachada que da al océano está casi completamente acristalada en ambos niveles, mientras que las caras que enfrentan las montañas se presentan casi opacas, con aberturas mucho más pequeñas.

En la planta alta se distribuyen las áreas comunes en una planta abierta que incluyen una sala de estar, comedor y cocina en un extremo. Este espacio está revestido con puertas corredizas de vidrio que se encuentran con la terraza. Un dormitorio en suite también se encuentra en esta planta, en el extremo opuesto a las áreas comunes, y cuenta con su propia área al aire libre. En planta baja hay tres dormitorios y una sala de estar, a la que se accede a través de una escalera parcialmente abierta cerca de la piscina.

La decoración interior se mantiene mínima, para no distraer las vistas al mar. La madera clara recubre los pisos, con concreto expuesto en los cielos. Los gabinetes blancos lacados se destacan en la cocina y los baños, reflejando la luz del exterior.

planta baja

planta alta

 

+INFO

Arquitectura: Felipe Assadi Arquitectos
Equipo: Felipe Assadi, Trinidad Schönthaler, Macarena Ávilal y Alice Schuck