Los diseñadores alemanes Tom Hambrock y Juri Spetter son los responsables de Fliz, un nuevo concepto en transporte urbano unipersonal que rompe con el modelo de bicicleta tradicional para ofrecer una experiencia sin pedales a su usuario. El concepto de Fliz aprovecha el desarrollo de materiales y tecnologías para emplear un sistema de arnés que suspende al ciclista del marco de fibra de carbono en lugar de posarlo sobre él. Esto hace que el ciclista deba correr para acumular el impulso necesario antes de colocar sus pies en un conjunto de bandas situadas cerca de la rueda trasera.

Los diseñadores comenzaron analizando la Laufmaschine, y pensando en cómo su diseño podría ser refinado. Como el caballo de palo, este concepto no tiene pedales y necesita del usuario para crear la fuerza de propulsión necesaria, cuestión que le da al ocupante el control de la velocidad. Esta experiencia ha sido diseñada para personas de alrededor de 1,85 m de alto, mientras que el arnés está hecho a medida para cada usuario y tiene un sistema de liberación rápida con un sujetador de cinco puntos.

detalles

Los Flizs no han sido diseñados con la intención de reemplazar la bicicleta, sino más bien como otra alternativa para las personas que buscan desplazarse en los entornos urbanos.

etapa de prototipo