Sobre una escarpada montaña cercana al mar de Galilea, en el norte de Israel, se encuentra esta casa recién terminada por Golany Architects que cuenta con numerosas persianas deslizantes que filtran la luz del sol hacia las diferentes estancias de la casa repartidas en sus dos niveles.

Para definir la composición de vanos, los arquitectos realizaron una visita a terreno en donde instalaron una escalera para determinar el nivel mínimo de construcción desde el que podían aprovechar las vistas hacia todos los lugares de interés circundantes. Así, un acristalamiento de piso a techo en ambos niveles proporciona vistas de gran alcance sobre el jardín, a través de los campos de la aldea abajo, al mar interior de Galilea al frente, y al Monte Canaán en la parte posterior.

El diseño lineal de las persianas es limpio y moderno, aunque está inspirado en la arquitectura tradicional de Mashrabiya.  Las pantallas de madera son una manera simple pero eficaz de adaptar los edificios al medio ambiente de la región. El efecto obturador filtra el paso del sol, permitiéndole iluminar el interior pero desviando los rayos más duros y manteniendo las habitaciones frescas.

Las ventanas y las puertas están empotradas ligeramente del nivel de fachada exterior, creando un espacio que ayuda a mantener la casa naturalmente fresca, incluso durante los días más calientes del verano en el valle.

El espacio entre los ventanales y las persianas se puede utilizar como balcones de interior y exterior en ambos niveles, ampliando el salón y la sala de estar, respectivamente.

Los materiales utilizados para el edificio fueron escogidos cuidadosamente para referirse y mezclarse con el paisaje circundante. El cemento, el yeso texturizado, las persianas de madera, las vigas de madera del techo y losas de hormigón se realizaron en una paleta de amarillos y de marrones para mezclarse con un campo de olivos y algarrobos.

planta baja

planta alta