El arquitecto ecuatoriano Felipe Escudero, ha proyectado el hotel ”Mamallacta” a 3.800 metros de altura sobre el nivel del mar en la localidad andina de Papallacta, a pocos kilómetros de Quito, Ecuador. El hotel de 550m2, en etapa de ejecución, está emplazado en un área de temperatura baja y humedad alta reconocida por sus fuentes termales.

La planta baja esta enterrada medio piso para minimizar el impacto visual del edificio en medio del paisaje volcánico. La excavación fue concebida como una huella gigante que contiene la planta baja e incorpora principios de geotermia. Las paredes perimetrales en forma de gradas cambian de geometría para responder a diferentes actividades y proteger a la planta baja de los fuertes vientos.

”Parte de los requerimientos del cliente fue que parte del hotel fuera construido con containers reciclados. Como los pingüinos en el invierno de la Antártica, los containers están organizados uno al lado del otro para mantener masa térmica. De esta manera, todos los dormitorios tienen vistas enmarcadas del paisaje natural. Cada dormitorio tiene una tina en forma de roca que se llena con agua caliente proveniente de vertientes naturales.” dice el estudio de Felipe Escudero.