En el bohemio barrio De Pijp, ubicado en Amsterdam, Holanda, el estudio de arquitectura interior i29 Architects ha transformado un antiguo departamento de alquiler en un espacioso y ventilado loft. Originalmente, el piso tenía muchas habitaciones y escasa luz natural. El objetivo principal fue entonces lograr el máximo aprovechamiento de la luz natural y crear una experiencia espacial hogareña y al mismo tiempo sofisticada.

El interior se resuelve en un esquema material simple protagonizado por grandes planchas de roble, paredes blancas enyesadas, piezas de muebles de color azul oscuro y pisos sintéticos de color gris claro.

Un mueble de pared integrado organiza el área de estar, cocina y comedor en un gran gesto. Varias funciones han sido integradas en esta pieza como espacio de almacenamiento, un gabinete de televisión y una cocina diseñada a medida que se puede ocultar detrás de dos grandes paneles deslizantes. Una isla de cocina negra contrastante combinada con una gran mesa alta se coloca en el centro y divide el espacio.

Las piezas de mobiliario en tonos negros y azul oscuro están en contraste con un espacio ligero y ventilado que se enfatiza por la presencia de cortinas de lino en color azul. La planta superior, ubicada en el ático del edificio, incluye dos dormitorios y un baño en acabados blancos que combinan con el suelo de roble natural. Un baño incorporado y un fregadero personalizado de LG HiMacs se mezclan con el resto del espacio.

izq.: planta baja / der.: planta superior