Puedes correr con un par de chanclas en los pies? Esta fue la pregunta que se hizo la empresa francesa Iguaneye antes de desarrollar ”Jungle”, su nueva chancla desarmable hecha en dos piezas de goma que se adaptan perfectamente al contorno del pie y que, tal como muestra el siguiente video, permite correr con ellas tal como lo haría una zapatilla de alto rendimiento.

La chancla está inspirada en las costumbres de los indios del amazonas quienes solían mojar las capacidades de sus pies untándolos en goma líquida de los árboles para protegerlos.

La forma del Iguaneye Jungle ha sido creada para adaptarse perfectamente a los contornos de los pies. La forma anatómica ha sido hecha a medida y proporciona un ajuste de apoyo seguro y extremadamente cómodo. A diferencia de las chanclas, la pieza que separa los dedos de los pies se coloca 1 cm más adelante y, al igual que una segunda piel, se adapta perfectamente a todos los movimientos sin causar irritación.

El elastómero avanzado utilizado para la parte principal es neutro, hipoalergénico, suave y muy flexible. También es 100% reciclable. La parte principal del calzado incorpora una suela extraíble y ventilada. La suela está hecha de corcho (99%) y látex natural (1%) y está recubierta con cuero. Al elegir estos materiales se asegura una máxima higiene y comodidad. El cuero es suave para la piel y el corcho actúa como un material antibacteriano natural que absorbe el sudor y evita los olores.

Las suelas son hechas a mano en Portugal utilizando una tecnología innovadora. Una micro-red incorporada en la suela en la etapa de moldeo permite que el corcho adopte diversas formas y soporte a las distorsiones.

Las chanclas se han producido utilizando el modelo 3d de Rhinoceros. Luego, con la ayuda de Inpact, una compañía de desarrollo de prototipos con sede en Leiria, Portugal, el equipo de Iguaneye imprimió en 3d varias versiones del intrincado diseño utilizando una impresora 3d System SLS. El innovador calzado se lanzará el 7 de diciembre a través de la plataforma de mecenazgo colectivo, Indiegogo