La serie Utopía de la arquitecta alemana radicada en México, Katerina Alatzia, nació del deseo de crear objetos donde la naturaleza y la geometría estén en armonía, creando un equilibrio perfecto. El diseño de las esculturas se basa en las dimensiones ideales (4, 8, 16 y 24) siendo cada objeto una combinación de esferas, cubos, pirámides, conos y octaedros de nogal americano sólido. El proceso de fabricación es un concepto híbrido entre la artesanía y el mecanizado digital con el objetivo de educar a una nueva generación de carpinteros.

katerina-alatzia-utopia-catalogodiseno-1

Las esculturas de Katerina Alatzia, son cuerpos escultóricos que se juntan para conformar también una familia o un grado de familiaridad, son reducidas a tal grado que parecen buscar simultáneamente la universalidad que la geometría puede otorgar al mismo tiempo que parecen desear comprimir todo un mundo en el espacio que los mismos brazos del cuerpo abarcan al trabajarlas. Así, adquieren una vitalidad similar a las esculturas de Constantin Brancusi. Son objetos, sin duda, meticulosamente trabajados. Y quizá por ello, contienen en si el peso del esfuerzo –el hacer cuerpo escultórico con la corporalidad del cuerpo– que solo parecería viable, y digno de llevar a cabo cuando se tiene por intención dar vida. Katerina, así, a dado a vida, toda una visión y materialidad de utopía, un deseo por darle forma a lo intangible.

katerina-alatzia-utopia-catalogodiseno-6

”Era uno de los destinos que más anhelaba durante mi visita a Paris: visitar el atelier de Brancusi, reconstruido como un pabellón independiente al Museo de Arte Contemporáneo George Pompidou. Como sucede con el resto de Paris, uno llega con imágenes al sitio que afectan las expectativas. Yo, en este caso, recordaba una fotografía en blanco y negro, en donde el escultor Rumano, a pesar de contar con una corporalidad impresionante, rodeado de sus esculturas, tan sólo conformaba una más de las corporalidades que habitaban su estudio. Lo que más me fascinaba de mi percepción del estudio de Brancusi era precisamente la noción de verse envuelto de su trabajo, rodeado de material en bruto y de vivir su oficio como una extensión de su cotidianidad.” cuenta Katerina Alatzia.

katerina-alatzia-utopia-catalogodiseno-7

”Regresando a mi experiencia de visita al estudio de Brancusi, me sigue sorprendiendo, que a pesar de la ausencia del escultor, el espacio se sigue percibiendo por su vitalidad. Una vitalidad lograda a través del mínimo movimiento del visitante que hace que la corporalidad, no solo de cada una de las esculturas, sino de la corporalidad que se genera entre escultura y escultura, vaya reconfigurándose.” agregó Katerina sobre su experiencia con la obra de Brancusi.

katerina-alatzia-utopia-catalogodiseno-4