Cocinar es un ritual desafiante para los no videntes debido a la falta de referencias visuales que son cruciales para ayudarlos a trazar un mapa del medio ambiente. Para superar la empinada curva de aprendizaje, “Folks” del diseñador singapurense Kevin Chaim es un set de cinco utensilios de cocina que aprovecha la retroalimentación sensorial y las indicaciones táctiles para adelantarse e informar a las personas que pueden preparar alimentos de manera segura con comodidad, confianza y dignidad. La colección consta de un cuchillo, una tabla de cortar, una cuchara, una tapa para ollas y un anillo para la cocina.

El cuchillo consigue salvar las distancias a cualquier cuchillo ordinario y alejar del riesgo a su usuario. Una guía de plástico móvil orienta los dedos y los aleja de la zona afilada, la cual puede ser desmontada para una mejor limpieza.

A la tradicional tabla de cortar se le añaden dos accesorios que optimizan su uso considerablemente. Por una parte se agrupan los trozos en una bandeja, la cual encaja en su superficie, y permite así trasladar los alimentos fácilmente. En el costado contrario se encuentra un pequeño depósito, cuya función es la de acumular los líquidos derramados restantes.

La cuchara integra una pieza que flota, deslizándose en su recorrido a medida que el nivel de líquido aumenta, evitando contacto directo, lo cual es conveniente cuando se trabaja con contenido caliente. Cuando el líquido ha alcanzado un nivel suficiente, la pieza flotante tocará el dedo del usuario y le indicará que debe dejar de verter.

La tapa proporciona una superficie cóncava conveniente para contener alimentos y ayuda al usuario a identificar la salida de vapor con facilidad, evitando riesgos de quemaduras o escaldaduras.

 

El anillo para cocina es un complemento para cualquier cocina de gas. Aumenta la superficie circular donde normalmente se colocan ollas, sartenes o teteras, permitiendo poner estos centrados rápidamente. Otorga a su vez ventajas de seguridad respecto a los derrames o caídas.

”Siempre he percibido el diseño como una conversación entre las personas y el entorno que lo rodea. Para mí, el sentido común es crucial y, a menudo, es la piedra angular de las interpretaciones exitosas. Por lo tanto, mi filosofía es diseñar con sensibilidad de manera que sea simple, atractivo y placentero.” dice Kevin Chaim.

Kevin Chaim