El diseñador alemán Konstantin Grcic ha tomado un Smart, el compacto y eficiente automóvil de Mercedes-Benz, y lo ha armado con un brazo mecánico similar al de un montacarga, para transformarlo en una discoteca móvil que profundiza en la cultura del club. El automóvil, exhibido en la jornada inaugural del Salone del Mobile en la Milan Design Week 2018 (17-22 de abril), es parte del proyecto ”Night Fever. Design and club culture 1960 – today” y su visión despega de los vínculos entre el smart con la cultura del club y está inspirado en la idea de unir a las personas.

El modelo único, transformado sin fines comerciales, es capaz de comenzar una fiesta en cualquier lugar e incluye una cabina para DJ, un mezclador, una máquina de humo y varios efectos de iluminación. El interior del automóvil se ha transformado para acomodar el equipo para operar la plataforma de elevación. El animado concepto se ha fabricado con la ayuda del socio de audio de smart, JBL, quien diseñó un sistema de sonido personalizado para el automóvil, que incluye una caja de subwoofer ubicada en el maletero.