Cómo parte de un curso al interior de la Gerrit Rietveld Academie, en Holanda, la diseñadora húngara Krisztina Czika ha mezclado cabello humano y cera para depilación para dar forma a una familiar serie de 15 tazas bautizadas como Esto no es una Värdera (cita). Las tazas fabricadas con cabello de cuatro donantes, incluida ella misma, se asemejan a las tazas más estándar del mercado y el proceso contó con un molde de silicio colocando una capa de pelo primero antes de llenarlo con cera líquida, que enfría después de media hora aunque según dice la diseñadora, las tazas tardan unos días en secarse completamente y volverse suaves. La taza final es tan frágil como el vidrio, y no se recomienda para el uso cotidiano.

tazas-cabello-humano-krisztina-czika-catalogodiseno (2)

“El pelo humano y la cera cosmética tienen las cualidades para ser reciclados, y contribuyen a una producción circular que podría ser beneficiosa para nuestra economía. Mi intención con este proyecto no era proponer o proporcionar posibles aplicaciones, sino aumentar la conciencia sobre el acceso a las materias primas a granel porque estoy perdiendo la apreciación de de dónde vienen ciertos materiales y quería reflexionar sobre lo que sucedería si el cabello humano pudiera ser utilizado en la producción en masa.” dijo Krisztina Czika.

tazas-cabello-humano-krisztina-czika-catalogodiseno (1)

tazas-cabello-humano-krisztina-czika-catalogodiseno (3)

Krisztina Czika