En medio de las montañas Laurentian, ubicadas al sur de Quebec, en Canadá, el arquitecto local Alain Carle ha instalado una gran plataforma elevada, apoyada sobre tres rocas existentes, para domesticar una porción de naturaleza y permitir el despliegue de un típico programa residencial que corre tanto por debajo como por encima de esta meseta artificial. La casa bautizada como ”La Héronnière” es una vivienda de fines de semana sostenible concebida por el arquitecto canadiense como un refugio con comodidades modernas.

En la parte superior, la estructura revestida de negro alberga un estudio, el dormitorio principal, dormitorio de invitados y baño y una sala biomasa al oeste con un techo de energía solar. En planta baja la sala de estar, cocina, comedor y espacios de almacenamiento y garaje.

Pisos de hormigón pulido, accesorios negros y otros muebles de tonos frescos decoran el interior. Para añadir calidez, los techos están revestidos de una madera clara y una gran alfombra cubre los pisos. Las escaleras de la cocina conectan una mesa de trabajo en planta alta con una mesa comedor que corre a lo largo de una pared vidriada.

Gran parte de la energía de la casa proviene de paneles fotovoltaicos y los pinos del bosque vecinos protegen la casa del viento.

concepto de ocupación

planta baja

planta alta