Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado una revisión de los riesgos potenciales del plástico en el agua potable después de un nuevo análisis de algunas de las marcas de agua embotellada más populares del mundo, que encontró que más del 90% contenía pequeños trozos de plástico. Según el estudio, se encontraron concentraciones de hasta 10,000 piezas de plástico, incluyendo polipropileno, poliestireno, nylon o tereftalato de polietileno (PET) en cada litro de agua. De las 259 botellas analizadas, solo 17 no tenían plásticos, según el estudio.

Científicos de la Universidad Estatal de Nueva York en Fredonia fueron contratados por el proyecto de periodismo Orb Media para analizar el agua embotellada. Los científicos escribieron que habían “encontrado aproximadamente el doble de partículas de plástico dentro del agua embotellada” en comparación con su estudio anterior del agua de grifo (agua doméstica potable). Según el nuevo estudio, el tipo más común de fragmento de plástico encontrado fue el polipropileno, el mismo tipo de plástico utilizado para fabricar tapas de botellas. Las botellas analizadas fueron compradas en los EE. UU., China, Brasil, India, Indonesia, México, Líbano, Kenia y Tailandia.

Los científicos usaron tinte rojo del Nilo para fluorescer partículas en el agua; el tinte tiende a adherirse a la superficie de los plásticos, pero no a la mayoría de los materiales naturales. Las marcas que Orb Media dijo haber probado fueron: Aqua (Danone), Aquafina (PepsiCo), Bisleri (Bisleri International), Dasani (Coca-Cola), Epura (PepsiCo), Evian (Danone), Gerolsteiner (Gerolsteiner Brunnen), Minalba (Grupo Edson Queiroz), Nestle’ Pure Life (Nestlé), San Pellegrino (Nestlé) y Wahaha (Hangzhou Wahaha Group).

Un portavoz de la Organización Mundial de la Salud dijo al diario británico The Guardian que, aunque todavía no había ninguna evidencia sobre los impactos en la salud humana, era consciente de que era un área emergente de preocupación. El portavoz dijo que la OMS “revisará la muy escasa evidencia disponible con el objetivo de identificar las brechas de evidencia y establecer una agenda de investigación para informar una evaluación más exhaustiva del riesgo”.

Abigail Barrows, quien llevó a cabo la investigación de ”Story of Stuff” en su laboratorio en Maine, dijo que había varias rutas posibles para que los plásticos ingresen a las botellas: “Las microfibras de plástico son fácilmente aerotransportadas. Está claro que eso ocurre no solo en el exterior sino también en las fábricas. Podría venir incluso de la ropa que se usan los empleados”, dijo.

Jacqueline Savitz, del grupo de campaña Oceana, dijo: “Sabemos que los plásticos se están acumulando en los animales marinos y esto significa que también nosotros estamos expuestos, algunos de nosotros todos los días. Entre los microplásticos en el agua, los químicos tóxicos en los plásticos y la exposición a los animales marinos, esto marca un nuevo un golpe a la contaminación y a la salud pública.”

Nestlé criticó la metodología del estudio Orb Media, alegando en un comunicado a la CBC que la técnica que usa tinte rojo del Nilo podría “generar falsos positivos”. Coca-Cola le dijo a la BBC que tenía estrictos métodos de filtración, pero reconoció que la ubicuidad de los plásticos en el medio ambiente significaba que las fibras plásticas “pueden encontrarse en niveles mínimos incluso en productos altamente tratados”. Un vocero de Gerolsteiner dijo que la compañía tampoco podía descartar que los plásticos se metieran en el agua embotellada proveniente de fuentes aéreas o de procesos de empaque. El vocero dijo que las concentraciones de plásticos en el agua de sus propios análisis eran más bajas que las permitidas en productos farmacéuticos. Danone afirmó que el estudio de Orb Media utilizó una metodología que no estaba “clara”.