Desde siempre, la arquitectura y la construcción de ciudades ha significado una merma, más o menos importante, a la naturaleza. En este sentido, y a partir de un cambio de conciencia, es posible que estemos viviendo una época en donde la arquitectura deba ”naturalizarse” para coexistir de manera sostenible con el medio natural.

En esta línea de pensamiento, Stefano Boeri es un arquitecto italiano mundialmente reconocido por su modelo de vivienda colectiva sostenible llamado ”Bosque Vertical”. El ejemplo de esta visión, que busca trasladar la extensión natural horizontal de la naturaleza en un sentido vertical se concretó el año 2014 con el Bosque Vertical de Milán, dos torres equipadas con enormes macetas en sus fachadas que permitieron cubrirlas completamente con más de 700 árboles y 20.000 plantas.

Bosque Vertical de Milán

Recientemente el arquitecto ha participado en la tercera edición de la conferencia ”Stati Generali del Verde Pubblico” (estado general del verde público) con una charla que propone instalar el estatus de Milán como una metrópoli líder en silvicultura urbana para el año 2030.

Bosque Vertical de Milán

La hazaña implicaría duplicar la cantidad de árboles en la ciudad italiana pasando de 11 millones a 22 millones. La propuesta surge como parte de Milán Verde, una iniciativa lanzada hace unas semanas por el alcalde Giuessep Sala quién se ha convertido en un referente para la administración pública llamando a la regeneración de los astilleros y el área de la EXPO Milán, el redescubrimiento de los canales de la ciudad y la recuperación de los bosques orbitales en el área del metrobosco.

Bosque Vertical para Nanjing

La noticia, lejos de ser una anécdota del primer mundo, da cuenta del potencial de la arquitectura y de la gestión pública para devolverle a la naturaleza aquello que el hombre le ha quitado desde que comenzó a domesticarla.

El concepto ”Vertical Forest” (bosque vertical) de Stefano Boeri ha ganado numerosos premios internacionales, incluido el High Rise Building Award patrocinado por el Museo de Arquitectura de Frankfurt en 2014 y en 2015 el Premio CTBUH, como el Mejor Edificio Alto en todo el mundo patrocinado por el Consejo de Construcción Alta y Hábitat Urbano y el Instituto de Tecnología de Illinois, ambos con sede en Chicago.

Bosque Vertical Hotel de Guizhou

Después de este primer modelo sostenible de vivienda, el estudio ganó recientemente un concurso, en Lausana, Suiza, para desarrollar aún más este modelo y construir una nueva torre residencial de 117 metros de altura que albergará más de 100 cedros y estará cubierta por arbustos y plantas en un área de 3.000 metros cuadrados; esta construcción está programada para comenzar en 2017.

Bosque Vertical para Lausana