La luz utilizada para activar las instalaciones del colectivo español Luzinterruptus se trasladó recientemente a la ciudad de Burdeos, en Francia, para retroiluminar miles de bolsas plásticas que bloquearon, durante cuatro días, las ventanas del antiguo Virgin Megastore dando la sensación de que en cualquier momento el edificio explotaría. Todo lo anterior como parte de la instalación ”El plástico con el que vivimos” que se concretó en el marco del Festival Fab de Burdeos.

La idea fue visualizar, de una manera gráfica y fácilmente entendible por todos, el exceso de plástico que nos rodea. ”Prácticamente todo lo que consumimos, está hecho de plástico o va envuelto en él o nos lo estamos comiendo en minúsculas partículas que se encuentran en la carne y el pescado.” aclaró el colectivo.

El contexto anti-bolsas que ha asumido el gobierno francés para reducir la producción de plástico fue esencial para el buen desarrollo de nuestra pieza en Burdeos, ya que necesitamos más de 6.000 unidades, que conseguimos de almacenes y tiendas de toda la ciudad.

A pesar de ser una instalación de luz, también funcionaba de día y la gente podía acercarse y jugar a reconocer las bolsas de sus tiendas favoritas. De noche, iluminadas desde el interior, las ventanas parecían cubiertas por vidrieras de colores, pero en una versión mas plástica y tóxica.

Para llevar adelante la instalación, 30 voluntarios de la Asociacion Bénévoles en Action recolectaron, durante 3 meses, las bolsas y el plástico reciclado necesario. La pieza estuvo encendida 4 días. Después del desmontaje, todo el material plástico fue reciclado y el edificio quedó en el mismo estado original.