El arquitecto japonés, Makoto Suzuki, se ha trasladado hasta Hokkaido, la isla más septentrional de las islas principales de Japón, para construir un hogar para el y su familia que incluye su propio espacio de trabajo. La casa ubicada en la localidad de Tokiwa, a las afueras de Sapporo, comprende una serie de volúmenes revestidos de madera que también albergan la oficina de su esposa, la villa de fin de semana de su padre y un estudio para el escultor Tomadoobu Igarashi. De este modo, el variado programa se distribuye y organiza en torno a un espacio común compartido en el centro de la planta.

El diseño de la Casa en Tokiwa permite a los residentes beneficiarse del exuberante entorno natural. La cocina tiene grandes aberturas que ofrecen vistas panorámicas a través del bosque, mientras que las habitaciones se han concebido como entornos más íntimos similares a nidos. Con el fin de reducir la escala visual de la propiedad, el arquitecto diseñó una serie de volúmenes interconectados, modestamente proporcionados que se fusionan con el fondo del bosque.

Para el arquitecto, era importante que los residentes pudieran apreciar el cambio de las estaciones a lo largo del año. Así, las grandes ventanas presentan vistas externas generosas, a la vez que permiten que la luz del día penetre profundamente en el hogar. A través de estas aberturas, los residentes pueden presenciar las hojas que caen en otoño y la fuerte nevada en invierno. En la parte posterior de la propiedad, los volúmenes de techos verdes se extienden hacia el paisaje, camuflando la casa con los árboles del bosque.

planta nivel de acceso