Esta vivienda unifamiliar proyectada por Manuel Ignacio Martínez esta emplazada en un terreno de 3000 mts2 ubicado en una parcelación en la ciudad de Córdoba, Argentina. La holgura del terreno hizo posible pensarla como una pieza con dinámica de crecimiento, a medida que la familia crece la vivienda también.

Los sectores privados se encuentran en ambos extremos, generando ”unidad y separabilidad” que aporta a los padres independencia y a los hijos cierta libertad, en esta parte los sectores son cerrados y privados.

El living comedor es el centro de la vivienda y nexo de todas las actividades, se extiende sobre la galería ubicada hacia el norte, y comprende la mayor apertura del parque. El ingreso principal es por un área de servicios, zona baño, pero al igual que una canasta a la cual se le tira agua posee varias entradas.

planta general

La geometría de la casa en sus comienzos tuvo la voluntad de ser un prisma puro, pero de alguna forma, casi jugando, derivó en una nueva morfología, unidas con una viga reticulada en la cubierta se aborda la proximidad del baño y la cubierta de la galería. El baño que no toca el prisma central pero mutila la forma, es algo parecido a la manzana al frente de la cara de Rene Magritte, algo que interfiere la forma pura, al igual que la galería. De alguna forma se podría asociar esto, el prisma puro, con lo esencial, el mundo de las ideas, y cortado por una tijera, que es una cajita por delante, el mundo vivencial el mundo de la existencia.

La materialidad de la casa es de ladrillo block Cementicio en su mayoría al norte, perfilaría metálica, vidrio, alambre tejido, y metal desplegado.

axonométricas