Para complementar las 13 habitaciones prefabricadas que integran el Sacromonte Landscape Hotel, en medio de un viñedo ubicado entre suaves colinas en el Departamento de Maldonado, Uruguay, los arquitectos del estudio local, MAPA, han diseñado esta pequeña y sencilla capilla de madera cuya forma recuerda la posición de las manos en el momento del rezo. En una de sus caras, la estructura, también prefabricada, es atravesada por una caja negra que contiene la figura de la Virgen de la Corrodilla, la santa patrona de los enólogos.

A pesar y gracias a su escala, la capilla se funde con su entorno y amplifica la experiencia sensorial de la naturaleza, ya que está situada en una de las áreas más altas y menos obstruidas de Sacromonte, lo que permite observarla desde lejos y ofrecer una perspectiva del contexto desde el interior.

El espacio presenta una tensión entre ligereza y peso, presencia y desaparición, la naturaleza y la tecnología. La naturaleza enigmática del proyecto se muestra a través del propio recinto , con el simple gesto de dos planos de madera de 9 x 6 metros que paracen apoyarse uno contra el otro, aunque nunca se llegan a tocar. Estos dos planos domestican y santifican una pequeña porción del paisaje, pero al mismo tiempo se niegan confinar el espacio. Una cruz anclada en una roca próxima a la capilla ayuda a diluir los límites entre interior y exterior, creando un nuevo y ambiguo ámbito espacial.

La capilla fue pre-armada en una fábrica en Portugal. Desde allí, la madera laminada y el acero fue transportado directamente para ser ensamblado en el lugar en un día. Sencilla y austera, su diseño asume el reto de transmitir un mensaje de gran alcance usando la menor cantidad de recursos posibles.

axonométrica explotada