Se prevé que la población de la Tierra aumentará en 1.200 millones en 2030, y para entonces se estima que el 70% de las personas vivirá en las ciudades. ¿En este escenario, los lagos y océanos del mundo representan una superficie ”despoblada” con potencial de ser colonizada para el hábitat humano? Mientras la interrogante queda abierta al debate, el diseñador ruso Max Zhivov se dedica a diseñar embarcaciones y casas flotantes con tecnologías verdes e innovadoras que podrían señalar una alternativa al proceso de urbanización.

”Modul GO” es el nombre del último diseño propuesto por Zhivov, una casa flotante inspirada en los kits de construcción para niños y los muebles de paquete plano de IKEA. La embarcación tiene como objetivo ser una solución económica para la vida móvil en el agua y fácilmente modificada que se adapte a las necesidades del cliente.

El catamarán (o buque multi-casco) puede ser un módulo de vivienda estándar con dos salas, un café, punto de alquiler de equipos, una base para hidroaviones, módulo de reabastecimiento de combustible para otras embarcaciones, variante de carga para el transporte de mercancías y pequeños automóviles de pasajeros. Las casas flotantes se adaptan para la mayoría de los requisitos específicos y están dispuestas en las plataformas básicas con un tamaño de 9 m x 4,5 my 13 m x 6,5 m.

Las casas flotantes ”Modul GO” están equipadas con motores eléctricos y paneles solares y son totalmente ecológicas. La potencia de los motores eléctricos se elige de acuerdo con el modelo de la casa flotante y sus funciones. La embarcación está diseñada de tal manera que puede transportarse fácilmente por dos vías y ser ensamblada rápidamente por 4 personas en 2 días.

Paralelamente, Max Zhivov está desarrollando una aplicación para ”Modul GO” que permite elegir el tipo de programa que se instalara en la plataforma para las necesidades del cliente y visualizar su futura casa flotante en la pantalla de un teléfono inteligente.