Cuando pensamos en relaciones escalares entre la tierra y el universo infinito es fácil entender lo pequeños que son nuestros cuerpos en relación a todo lo que nos rodea más allá del alcance de nuestras manos y nuestra vista. Lejos de un problema, esta realidad puede incluso resultar reconfortante porque agrega un sentido de permanencia y trascendencia de la idea de realidad. Sin embargo, y a un nivel más próximo, las personas también son diminutas si se les compara con la escala de la naturaleza. Por este motivo, el estudio portugués Mezzo Atelier ha finalizado recientemente Landscale, una instalación Land Art ubicada en el archipiélago de las Azores que pone en evidencia la monumentalidad del paisaje mientras enfrenta la escala de su propia existencia.

Se trata de una banca que a distancia parece no ser más que un mobiliario urbano sacado de contexto, pero que al acercarse revela su verdadera magnitud: una pieza de madera de 7mt de largo ejecutada con vigas de madera Cryptomeria Japónica, un cedro japonés muy suave, que fue introducido en el pasado en las islas Azorianas.

mezzo-atelier-landscale-catalogodiseno-5

Sobre la superficie de banca para la medición del paisaje se crea un contraste entre la madera al natural y el negro obtenido por la carbonización parcial de las vigas después de ser montadas en un proceso conocido como Shou Sugi Ban, una técnica creada en Japón para esta misma especie con el fin de darle más resistencia y protección en condiciones climáticas severas.

mezzo-atelier-landscale-catalogodiseno-7

”Landscale” es la respuesta ofrecida por los fundadores de Mezzo Atelier, Giacomo Mezzadri y Joana Oliveira, a una invitación realizada por LAPA (Land Art Project Azores), una organización que persigue el resguardo y valoración del patrimonio natural del archipiélago de las Azores en Portugal.

mezzo-atelier-landscale-catalogodiseno-3